Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ada Colau niega nepotismo por el contrato de su pareja

La alcaldesa defiende que Adrià Alemany “se ha dejado la piel para impulsar Barcelona en Comú; es alguien brillante, que aporta muchísimo”

Ada Colau con su pareja, Adrià Alemany, a su derecha
Ada Colau con su pareja, Adrià Alemany, a su derecha.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, rechazó ayer las acusaciones de “nepotismo” que le ha lanzado la oposición tras contratar a su compañero como asesor de Barcelona en Comú, partido que lidera. Colau recuerda que su pareja, Adrià Alemany, fue cofundador de la formación política y que ahora las tareas que desarrollará requieren “dedicación exclusiva”.

Colau defendió a través de Facebook que Alemany, también fundador hace un año de Barcelona en Comú, “se ha dejado la piel para impulsar el proyecto, de forma desinteresada y sin esperar reconocimiento alguno; es alguien brillante, que aporta muchísimo, y que ha sacado tiempo de debajo las piedras para ayudar a que ganáramos las elecciones”.

Fruto de la victoria electoral, Barcelona en Comú ha visto aumentar mucho sus responsabilidades y tareas. “La coordinadora de la organización (no yo) ha decidido ofrecerle (a él y a otras personas) un trabajo remunerado, no en el Ayuntamiento” y como “las tareas que viene desempeñando Adrià requieren dedicación exclusiva, por ello BComú le ha propuesto pasar a trabajar de forma remunerada”.

Alemany ejercerá como jefe de Relaciones Institucionales del partido, que entre otras cosas se encarga de las negociaciones con la oposición. La débil mayoría de BComú (11 concejales sobre 41) y sus constantes necesidades de pactar con otros grupos otorgan al cargo de Alemany una gran importancia. Colau considera que las acusaciones de nepotismo son “difamaciones muy cansinas” e “intolerables”.

El compañero de Colau no es el único familiar de altos cargos municipales que ha sido contratado. La pareja del primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, también ha entrado a trabajar, en este caso sí en el Ayuntamiento, como asesora en materia de vivienda. Vanesa Valiño es directora del Observatorio de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y experta en asuntos de emergencia habitacional y de vivienda. Colau, antes de ser alcaldesa, también trabajaba en esta institución.

Barcelona en Comú asegura que tanto el partido como el Ayuntamiento contratarán a las personas que sean necesarias para desempeñar su programa sin discriminarlas por razones de parentesco. Aseguran que estas personas estarán sujetas al código ético de la formación, que limita los sueldos a 2.200 euros.

Más información