Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 60% de desahucios en Madrid es en viviendas públicas vendidas a fondos

El Ayuntamiento y la Comunidad vendieron 4.795 pisos a fondos de inversión en 2013

Concentración de afectados por la venta de viviendas sociales ante el IVIMA en diciembre de 2013. Ampliar foto
Concentración de afectados por la venta de viviendas sociales ante el IVIMA en diciembre de 2013.

Seis de cada diez desahucios ejecutados en la capital se producen en las viviendas públicas de alquiler social vendidas en los últimos años por el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid a fondos de inversión. Así consta en un informe en el que el Ministerio de Hacienda desmenuza y critica el programa electoral de la nueva alcaldesa, Manuela Carmena (Ahora Madrid), que se ha comprometido precisamente a frenar los desahucios y a ofrecer una vivienda pública a los afectados. De los 111 casos contabilizados por Hacienda entre febrero y junio de este año, 65 fueron en viviendas vendidas por la Administración.

El controvertido informe del Ministerio de Hacienda, al que ha tenido acceso EL PAÍS, censura las políticas comprometidas por el nuevo Gobierno municipal. Sin embargo, de su profusión de cifras y análisis se desprenden consecuencias preocupantes sobre la gestión llevada a cabo al frente del Ayuntamiento y de la Comunidad por el PP en los últimos años.

Hacienda analiza la promesa de Ahora Madrid de “poner todos los medios y recursos municipales para la paralización de desahucios y desalojos de primera vivienda, y para garantizar una alternativa habitacional a sus habitantes”. Para ello, propone crear una oficina de intermediación hipotecaria de enlace con los juzgados.

Hacienda recuerda que el Ayuntamiento sólo puede frenar un desahucio si lo ha promovido él mismo en viviendas de su propiedad. En caso de pisos hipotecados con bancos o alquilados a particulares, “no ostenta posibilidad alguna de actuación”, remarca el informe. Carmena es consciente de ello: “Los jueces son los que dan la orden de que alguien salga de la vivienda; se trata de que, cuando el juez tenga que acordar el lanzamiento, que a veces se producirá, ya esté resuelta una alternativa habitacional para que esas personas no se queden en la calle”, explicó hace dos semanas.

4.795 pisos públicos vendidos en 2013

Ivima. El Gobierno regional, entonces en manos de Ignacio González (PP), cerró en 2013 la venta de 2.935 pisos del Ivima al fondo Goldman Sachs y a la gestora inmobiliaria española Azora por 201 millones de euros. El pasado mes de diciembre, un juez vio “indicios objetivos de enriquecimiento”, e imputó a la gerente del Ivima, Ana Gomendio.

EMVS. El Ayuntamiento, gobernado entonces por Ana Botella (PP), vendió 1.860 pisos de alquiler social en 2013 al fondo de inversión Blackstone por 128,5 millones.

Ahora Madrid. Carmena ha prometido “frenar la venta de vivienda pública”. El Ministerio de Hacienda señala que “no es necesario” porque “ya no hay ningún proceso de enajenación” en marcha.

Hacienda contabiliza los desahucios y desalojos entre febrero y junio. En cuanto a los primeros, indica que 50 se produjeron en pisos vendidos por la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS) a un fondo de inversión; otros cinco fueron en pisos vendidos por el Instituto de la Vivienda de Madrid (Ivima) a otro fondo; y 10 más afectaron también a viviendas de la EMVS y el Ivima. En total, 65 de 111. Desahucios ejecutados por bancos hubo 17 (el 15%), y otros 29 fueron iniciados por impago a propietarios particulares. A esas cifras se suman 73 desalojos de viviendas okupadas.

Hacienda señala además que los distritos madrileños con mayor número de desahucios son Villa de Vallecas, Carabanchel y Latina, y eso es así “por la concentración de viviendas públicas a fondos de inversión” en esas áreas.

De los 184 desahucios o desalojos reseñados por Hacienda, sólo en un 17% se aportó otra vivienda a los afectados. El informe añade esta reflexión: “Es preocupante el dato de las ocupaciones ilegales e impagos de particulares, con personas sin apenas medios económicos, lo que hace muy difícil la derivación a los recursos existentes”.

El Ayuntamiento cuenta en la actualidad con sólo 418 pisos públicos para cubrir estas emergencias; 347 están asignados ya (se benefician de ellos 1.060 personas), y el resto están en obras.

Ahora Madrid ha prometido imponer tasas para penalizar la acumulación de viviendas con fines especulativos por parte de bancos, fondos e inmobiliarias.

Hacienda critica la medida con el argumento de que “bajaría el precio de los alquileres” en la ciudad, y abarataría el coste de adquirir una vivienda. Eso “perjudicaría a las familias y ciudadanos que tienen pisos en propiedad”, añade. Y, paradójicamente, aventura además que “una fuerte caída de precios propiciaría la llegada de fondos buitre”.

Hacienda critica el corte de tráfico

El informe elaborado por Hacienda para cuestionar las promesas electorales de la nueva alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, trasciende con mucho las competencias económicas del ministerio que dirige Cristóbal Montoro (PP), y entra a analizar incluso materias relacionadas con el medioambiente y el tráfico de la capital.

Así, por ejemplo, pone en duda la promesa de Ahora Madrid de “elaborar un plan para el arbolado urbano que promueva la sustitución progresiva de especies por otras autóctonas”, principalmente porque “la transición sólo podría hacerse si se muere un árbol”. Asegura Hacienda que la alcaldesa no podrá crear “un observatorio del agua como organismo de control y que realice una auditoría ciudadana de la gestión del agua”, porque esa gestión de “prácticamente todo el ciclo del agua” está cedida al Canal de Isabel II, de competencia regional. “Si se respetan los convenios y leyes”, ese observatorio sólo podría ser “consultivo”, concluye.

Hacienda entra a valorar además la promesa de “pacificar el tráfico mediante la reducción de la velocidad en la ciudad” con la implantación de zonas limitadas a 30 kilómetros por hora y bajando el tope también “en las grandes arterias de entrada”.

Según Hacienda, esa reducción de velocidad en las grandes vías de entrada, “si no va acompañada de un refuerzo de la disuasión en forma de aparcamientos o alternativas de transporte, sólo puede suponer un aumento de los niveles de congestión”. “El coste económico en términos de tiempo empleado para el acceso y salida de la ciudad sería enormemente elevado”, añade. Cita además un estudio según el cual “se puede reducir mucho la contaminación disminuyendo el límite” en autopistas, puesto que el consumo cae un 30% al pasar de 120 a 90 kilómetros por hora, pero “en el interior de la ciudad supone que los coches contaminen más”.

Todas estas medidas recogidas en el programa de Ahora Madrid están incluidas además en el informe realizado por expertos, grupos políticos, asociaciones, etcétera, sobre cómo debe ser la movilidad del futuro en Madrid, un estudio impulsado precisamente por el PP, que prometió hace meses ponerlas en marcha progresivamente.

Hacienda cuestiona por último “el cierre del tráfico privado” en el distrito Centro “a los no residentes, salvo servicios públicos, técnicos y logísticos”, al considerar erróneamente que se refiere a toda la ciudad y no sólo al centro. Esa medida ha sido impulsada en los últimos años por los gobiernos del PP.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información