Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP pierde las seis mayores ciudades

El partido sufre el mayor retroceso institucional desde 1995. Solo gobernará en ocho de las 20 mayores localidades, y en cuatro de ellas gracias a Ciudadanos

El PP certificó ayer la pérdida de buena parte de su poder municipal en la Comunidad de Madrid. El 24 de mayo fue el partido más votado en 119 de los 179 municipios de la región. Obtuvo la mayoría absoluta en 61 de ellos, 48 menos que en los comicios de 2011. Su retroceso fue tal que dejará de gobernar en 80 Ayuntamientos, superado por los partidos de izquierdas. El desplome, sin precedentes desde 1995, dibuja un mapa electoral impensable hace una legislatura.

“Hemos pagado la falta de contundencia, y por tanto de valentía, que los ciudadanos nos reclamaban para afrontar los casos de corrupción que nos afectan”, reflexiona un alcalde popular. “Lamento pensar que necesitábamos un resultado desastroso para redimirnos, para que la catarsis que el PP necesita sea posible, y poder afrontar así los cambios que necesitamos”, añade otro regidor.

Un hecho incontestable resume el descalabro del PP: que no gobernará en ninguna de las seis principales ciudades de la región. Y lo hará en tan solo ocho de las 20 más pobladas (5,4 millones de habitantes entre todas), lo que implica que aplicará sus políticas municipales a solo 840.000 madrileños. La Comunidad tenía 6.454.440 habitantes en enero de 2014, según los datos del Instituto Nacional de Estadística.

Salvo Fuenlabrada, cuarta urbe de Madrid por tamaño, con 195.864 habitantes, y feudo tradicional del PSOE, los cinco principales núcleos de población pasarán de estar controlados por el PP a estar gobernados por los socialistas, solos o con la colaboración de otras fuerzas de izquierdas. Manuela Carmena, de Ahora Madrid, fue la protagonista del mayor shock del PP tras convertirse en alcaldesa de la capital (3.165.235 vecinos), donde el PP mandaba desde 1991.

El PSOE, entretanto, experimenta un salto cuantitativo y cualitativo, al pasar de gobernar en 21 localidades a hacerlo en 45, entre ellas las cinco más importantes tras la capital, lo que supone gestionar la vida municipal de casi un millón de personas (sin contar municipios más pequeños).

“Es una gran oportunidad para diferenciarnos del PP, de demostrar que lo público es más rentable social y económicamente”, asiente Ángel Gabilondo, candidato del PSOE a la Comunidad. “Ganamos músculo, hay que responder a las demandas de los ciudadanos”, interviene Javier Rodríguez Palacios, investido alcalde de Alcalá de Henares, la tercera ciudad de Madrid (200.768), que el PP mantenía desde 2003. La historia se repitió en Móstoles (205.712 habitantes), que David Lucas arrebató a Daniel Ortiz (PP); en Leganés (186.696), con Santiago Llorente también nombrado regidor; y en Getafe (173.057), donde Sara Hernández relevó a Juan Soler al frente del Ayuntamiento.

Alcorcón, con una población de 170.336 personas, será la ciudad más importante bajo control del PP. La candidata popular a la presidencia de la Comunidad, Cristina Cifuentes, reconoció su trascendencia para su proyecto acudiendo a la investidura de David Pérez, noveno en la lista autonómica y que en 2011 arrebató la alcaldía al PSOE con mayoría absoluta. Ayer fue investido gracias a la abstención de Ciudadanos. No fue el único favor del partido de Albert Rivera. Su abstención fue decisiva para que el PP mantuviese Alcobendas (décima ciudad de la región, con 112.188 vecinos), Las Rozas (undécima, con 92.784) y Majadahonda (decimoséptima, con 70.359).

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram