Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde de Miño sale escoltado tras ser investido por sorpresa

El PP da un apoyo inesperado al regidor nacionalista para frenar al PSOE y el elegido afea a los populares su "estrategia de fastidiar"

El nuevo alcalde de la localidad coruñesa de Miño, Ricardo Sánchez, del partido nacionalista Compromiso por Galicia, ha tenido que salir escoltado de su pleno de investidura por la Guardia Civil. Sánchez ha salido elegido por sorpresa, incluso para él, dice, gracias a los votos del PP. Lo previsible hasta este mediodía era que el nuevo regidor fuera el candidato del PSOE, la fuerza más votada, pero las seis papeletas de los ediles populares han dado un giro al acto. Sánchez sostiene que no ha llegado a ningún pacto con el PP y que su apoyo le llegó sin quererlo porque los conservadores “juegan a la estrategia de fastidiar”.

La investidura sorpresa acabó con abucheos y Sánchez abandonó el Ayuntamiento de Miño con protección. En un comunicado, su partido asegura que se trata de una “situación no buscada ni promovida” y que siempre “se dejó la puerta abierta a un pacto de izquierdas y progresista con el PSOE”. “La derecha llevaba gobernando Miño desde 1936 y ni por activa ni por pasiva consentiremos que vuelvan a gobernar”, ha insistido Compromiso por Galicia. Fuentes del partido han asegurado a Europa Press que Sánchez ejercerá el cargo al menos durante un mes y que luego buscará un acuerdo con los socialistas o bien intentará lograr un "gobierno de concentración”.

Esta formación nacionalista, nacida de una escisión del BNG, ha protagonizado hoy otra llamativa investidura. Su candidato en el municipio pontevedrés de Lalín, Rafael Cuiña, hijo del histórico conselleiro de la Xunta que durante años fue delfín de Manuel Fraga, ha arrebato el bastón de mando al PP que llevaba 25 años en la alcaldía. Cuiña ha recibido los votos de sus seis ediles y el apoyo de los tres del PSOE, el concejal del BNG y el de la Plataforma Cidadá Aberta y ha prometido el cargo con la obra 'Sempre en Galiza', de Castelao, en su mano, la biblia del nacionalismo gallego.