Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS LUGARES DE LICHIS

Iron Maiden en el cerro

El exlíder de La Cabra Mecánica publica disco en solitario y “destroza” su imagen de roquero caminando por la sierra o yendo en bici por la periferia

El exlíder de La Cabra Mecánica, en la plaza de San Ildefonso
El exlíder de La Cabra Mecánica, en la plaza de San Ildefonso

1. Cerro del Telégrafo. Es un sitio increíble a 12 kilómetros de Madrid y se ve toda la ciudad. Hay un montón de aves en las lagunas, una ermita y muchas pistas de bicicleta por las que hacerse excursiones muy chulas. Cuando llegué a Rivas, en el 85, no había nada. Nos subíamos a probar los primeros cigarrillos y a escuchar a Iron Maiden (avenida de los Almendros, 1).

2. Café cultural vegetariano La Huella. Siempre hay un ambiente muy bueno y una comida riquísima que van cambiando, van probando cosas. El barrio es joven, de protección oficial, y la gente es muy activa cultural y socialmente (Las Trece Rosas, 2, Rivas).

3. Rock Palace. Son unos locales de ensayo a los que suelo acudir. Tienen ese olor a tugurio de los locales añejos de Madrid. Un trozo del espíritu garajero de Malasaña antes de parecerse al barrio de Salamanca. Y están al lado de la estación de Atocha (Vara del Rey, 6).

4. Plaza de San Ildefonso. Cerca de esta plaza cursé 1º de BUP y tengo aún los recuerdos de aquellos meses. Allí, además, suelo quedar con César Pop y ejercer el terracismo radical. Hemos hecho la mitad del sitio en este espacio.

5. Cercedilla. Mis abuelos vivieron muchos años aquí y yo tengo muy buenos recuerdos de una zona a la que he estado vinculado 30 años. Suelo hacer rutas hasta los Siete Picos y acabo en Casa Cirilo, que está muy bien y tiene una carne cojonuda. También me gusta la zona de casas bajas que han construido donde se pescaban antes las truchas.

6. Peluquería de Paco Martín. Voy muchas veces por Malasaña para llevar a mi hija al cole. Y en las pocas ocasiones en las que me corto el pelo, lo hago en la peluquería de Paco Martín. Él me hace esos peinados mod con los que aparezco a veces… También me recomienda algún libro y charlamos un rato (Belén, 8).

7. Moda ‘low cost’. Mi chica se dedica a la moda low cost y me suele llevar por los centros comerciales de la periferia. Gracias a esos espacios he descubierto tiendas cojonudas. Más divertidas que las de moda masculina al uso. En algunas hay trajes muy llamativos: rojos, color pistacho… tipo Bristol. Los suelo utilizar en los conciertos.

8. Sala El Grito. Es la Casa de la Música de Fuenlabrada, donde vivo. Tiene locales de ensayos y lo gestiona el Ayuntamiento. Y está dentro de un parque muy agradable para los descansos entre grabaciones. El ambiente es muy familiar (Parque del Huerto del Cura, Fuenlabrada).

9. Transporte público. No tengo carnet de conducir, así que paso mucho tiempo entre estaciones de tren, de metro o de autobuses. Paso de media tres o cuatro horas en el transporte público al día. Algo que me sirve para cotillear y me ayuda a escribir. Me paso mucho tiempo encerrado y es mi contacto con el mundo real.

10. Mercadillo y cine. No hay mejor plan para el fin de semana que ir al mercadillo del Museo del Ferrocarril, en Delicias, donde se ponen las tiendas de segunda mano (no las prohibitivas que están surgiendo en Malasaña) y, tras unas buenas cañas, acercarse a los cines Renoir, donde se pueden ver películas diferentes y en versión original (Martín de los Heros, 12).

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información