La izquierda se hará con el control de Telemadrid

El nuevo consejo de administración tendrá que decidir si readmite a los casi 900 despedidos en el ERE

Trabajadores de Telemadrid se manifiestan entre la Plaza de la Villa y la Puerta del Sol con ocasión del primer aniversario de los despidos por el ERE en el canal en enero de 2014.
Trabajadores de Telemadrid se manifiestan entre la Plaza de la Villa y la Puerta del Sol con ocasión del primer aniversario de los despidos por el ERE en el canal en enero de 2014.alberto martín (efe)

El PP dejará de controlar Telemadrid tras perder la mayoría absoluta en las elecciones. Los populares pasarán de cinco a tres miembros en el Consejo de Administración. El PSOE aumentará de dos a tres sus representantes, Podemos se estrenará con dos asientos y Ciudadanos debutará con uno. Los nuevos consejeros deberán decidir —ahora que el PP no tiene mayoría— si readmiten a los 861 trabajadores despedidos en 2013.

La Ley de Creación, Organización y Control Parlamentario del Ente Público de Radio Televisión Madrid establece que los nueve miembros del Consejo de Administración sean “nombrados y cesados” a propuesta de los partidos representados en el Parlamento autónomo. Los miembros del Consejo de Administración de Telemadrid dejarán sus cargos al finalizar la legislatura, aunque la normativa fija que sigan ejerciendo sus funciones hasta la toma de posesión de los nuevos vocales.

La elección de los consejeros se realiza dividiendo el número de parlamentarios de cada grupo por el cociente entero (14), que resulta de dividir el número de diputados de la Cámara (129) por los componentes del consejo (9). De esta forma, el PP tendría derecho a tres integrantes en el consejo, el PSOE los rozaría —fuentes populares y socialistas de la Asamblea dan por hecho que también tendría tres representantes, pese a haber obtenido 11 escaños menos en las elecciones—, Podemos obtendría dos y Ciudadanos se contentaría con uno.

Aunque PSOE y Podemos tendrían la mayoría suficiente en el consejo para elegir al director general de Telemadrid, la intención del PSOE es nombrar al presidente del ente por una mayoría cualificada de tres quintos en el Parlamento regional. Ángel Martín Vizcaíno fue designado el pasado octubre nuevo director general tras la marcha de José Antonio Sánchez a RTVE.

El nuevo consejo —donde los representantes de izquierdas son mayoría— tendrá que decidir si readmite o no a los casi 900 trabajadores afectados por un ERE en 2013. Ahora bien, la última palabra siempre la tendrá el Gobierno entrante, ya que Telemadrid es una empresa pública deficitaria, por lo que el Ejecutivo podría bloquear el regreso de los trabajadores con solo no adjudicar ningún presupuesto a su readmisión. La candidata popular Cristina Cifuentes siempre ha mantenido que antes de tomar una decisión espera que se resuelvan los procedimientos judiciales existentes. De momento, no descarta nada, incluso el cierre de la cadena.

El control que la dirección del PP ha tenido de Telemadrid desde que entró a gobernar la Comunidad en 1995 ha sido absoluto. Y lo ha mantenido, incluso, tras reducir a la mitad los componentes del consejo de administración a mediados de 2013.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

 A propuesta del grupo parlamentario del PP fueron nombrados Arturo Moreno (presidente), Manuel Soriano, Covadonga González, Elena Cerezo y Jorge Rábago. Soriano, anterior presidente del consejo y director general de la cadena, fue jefe de prensa de Esperanza Aguirre en el Ministerio de Educación y en el Senado. El PSOE eligió a Eduardo Sotillos y Silvia Gómez (vicepresidenta), mientras que Borja Goñi fue propuesto por IU. UPyD renunció al puesto como ya hizo en otros organismos, al entender que debe tener un perfil exclusivamente técnico.

El PP impuso a finales de 2014 su mayoría en el Parlamento de Madrid para aprobar en solitario el nombramiento de Pablo Arias Echeverría como miembro del consejo en lugar de Rábago, que dimitió al ser uno de los 83 exdirectivos de Caja Madrid vinculados al escándalo de las tarjetas black (más de 8.000 euros en tres años). Arias Echeverría es sobrino del presidente del Parlamento autónomo, José Ignacio Echeverría.

Además de dejar el consejo en la mitad, hace dos años también se fijó un tope de entre 10.000 y 12.000 euros anuales de media para los portavoces de cada partido frente a los hasta 60.000 euros que llegaron a percibir. Otro de los cambios fue dejar en 1.000 euros la remuneración por la asistencia al consejo (una al mes de promedio). Y si antes un portavoz llegaba a percibir 5.000 euros al mes por acudir a la comisión delegada, en la que solo comparecen los portavoces de los partidos representados en la Asamblea, la retribución por cabeza se quedó en 1.000 euros como máximo.

Sobre la firma

José Marcos

Redactor de Nacional desde 2015, especializado en PSOE y Gobierno. Previamente informó del Gobierno regional y casos de corrupción en Madrid, tras ocho años en Deportes. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster de Periodismo de EL PAÍS. Trabajó en Starmedia, Onda Imefe y el semanario La Clave.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS