Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PP

Cifuentes descarga responsabilidad en Aguirre por las nuevas imputaciones

Subraya que ninguno de los nuevos investigados en Púnica está en su lista electoral

Esperanza Aguirre y Cifuentes, Partido Popular Ampliar foto
Aguirre (izquierda) y Cifuentes en un mitin en mayo.

La candidata del Partido Popular a la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes ha lamentado el nuevo golpe que la Operación Púnica, un "lastre" que "no ayuda nada al PP". Lo ha hecho marcando distancias y reiterando, hasta en cuatro ocasiones, que ninguno de los cuatro nuevos imputados en Madrid en la Operación Púnica va en su lista al Parlamento regional. Se trata del consejero de Presidencia y número dos de Ignacio González, Salvador Victoria, y de la consejera de Educación, Lucía Figar, que además son diputados en la Asamblea de Madrid. También ocupan un escaño Mario Utrilla, alcalde desde 2007 de Sevilla La Nueva, y José Miguel Moreno, que sucedió a Francisco Granados, precisamente uno de los cerebros de Púnica, como alcalde en Valdemoro de 2003 a 2011. Los cuatro dejarán de ser aforados el próximo martes, cuando se constituye el Parlamento regional. Ese día los nuevos 129 diputados tomarán el acta de su escaño, que es personal.

Cifuentes ha descargado la responsabilidad por las imputaciones en el presidente de la Comunidad y también secretario general del PP de Madrid, Ignacio González, y en la presidenta del partido en la región, Esperanza Aguirre. Con ninguno mantiene una relación fluida.

Un código ético contra imputados

El Código Ético que Cristina Cifuentes ha obligado a firmar a los 48 diputados electos del PP contempla distintas obligaciones que, de no cumplirse, deberán conllevar la renuncia del diputado (el escaño es personal). La principal razón para dejar el asiento es ser imputado o investigado formalmente por delito de corrupción o por delitos que por su gravedad causen una especial alarma social, en cualquier orden jurisdiccional.

Otros motivos de expulsión son la condena por delito con anterioridad a la proclamación como candidato; pertenecer a organizaciones relacionadas con fraude fiscal; dar, ofrecer, aceptar o solicitar regalos o favores que puedan influir en sus decisiones; y aprovecharse de la condición de diputado para facilitar oportunidades de negocio o participar en aquellas de que tenga conocimiento de tal condición, o valerse de su posición para obtener cualquier tipo de ventaja.

El Código de Cifuentes incluye también como conducta que obliga a la renuncia del escaño no informar de relaciones laborales, contractuales o negocios privados con terceros de los que se tuviera obligación de informar; violar el régimen de incompatibilidades; favorecer directa o indirectamente a algún familiar, amigo o conocido prevaliéndose de la condición de diputado; o  incurrir en una falta grave de ejemplaridad respecto de la ciudadanía en el ejercicio de cualquiera de las obligaciones propias del cargo o estatuto del diputado.

"Que haya imputaciones de consejeros o militantes cualificados no es buena noticia. Pero a mí no me afecta. Yo pido que a mí se me pidan responsabilidades por mi lista. Para mí evidentemente es una noticia muy mala, como militante cualificada del PP el hecho de que otros militantes resulten imputados es una noticia muy mala. No trato de desmarcarme, yo trato de asumir mi responsabilidad, que es con la lista que encabezo. Mi responsabilidad se tiene que suscribir a ella, no con gente que no forma parte de mi lista", se ha posicionado. Ante la pregunta de si cree que los imputados deberían dimitir, Cifuentes entiende que "deben asumir las consecuencias", pero "es algo que se debe preguntar al presidente de la Comunidad, que es a quien corresponde. Y a la presidenta del partido, por su condición de afiliados".

Los 48 diputados electos del PP han firmado un código ético en el que se comprometen a renunciar al escaño -depende de ellos hacerlo, no del partido, que no tiene capacidad para obligarles- si son imputados. "Si alguien se negara estaría incumpliendo lo que ha firmado y habría unas consecuencias políticas", ha observado Cifuentes.

"Es obvio que no ayuda para nada a recuperar la confianza de los ciudadanos", ha continuado Cifuentes. "Por eso", la aspirante del PP defiende que la justicia "actúe de manera muy rápida en todos los asuntos relacionados con la corrupción". "Estamos para servir a los ciudadanos, no para servirnos de ellos. Me da igual que la corrupción afecte a Tania Sánchez Melero que a Salvador Victoria, aunque me preocupa y me duele más cuando sucede dentro de mi partido. Es algo que nos afecta a todos", ha insistido.

Las fricciones entre Cifuentes y Victoria han sido uno de los grandes temas de conversaciones del PP de Madrid esta legislatura. Sobre todo desde que la exdelegada del Gobierno empezó a sonar como candidatable, ya fuera para el Ayuntamiento o el Gobierno regional.

Otra cosa es la relación de Cifuentes con Figar. Pocas semanas después de ser elegida candidata autonómica del PP en detrimento de González, Cifuentes lamentó la decisión de Figar de no aspirar a cargos de responsabilidad institucional la próxima legislatura.

"Figar puede tomar las decisiones que le parezcan, de retirarse, de recuperar su vida y su carrera profesional, que yo respeto. me parece una política extraordinaria, que ha hecho muchas cosas buenas por Madrid y si quiere continuar en política estaría encantada de que siguiera conmigo. Pero es una decisión personal y no tengo nada más que aportar", manifestó la candidata del PP.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información