Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vinçon anuncia el cierre definitivo en el paseo de Gràcia

La compañía pretendía seguir con un establecimiento más pequeño e incluso buscar otras ubicaciones

Las estanterías de la tienda estaban ayer llenas de bolsas con diferentes diseños de Vinçon.
Las estanterías de la tienda estaban ayer llenas de bolsas con diferentes diseños de Vinçon.

Vinçon cierra y sus 48 trabajadores perderán el empleo. La familia Amat, propietaria del histórico comercio de artículos de diseño, anunció ayer su decisión definitiva tras meses de reflexión para buscar una salida a la caída de ventas que sufre desde hace años. Es cuestión de “uno o dos meses” que desapareza otra tienda emblemática de Barcelona, que en este caso representa también un golpe a la pasada singularidad comercial del paseo de Gràcia de Barcelona. Los Amat negocian con un gran grupo comercial, como los que colonizan otros boulevares de grandes capitales, el alquiler del establecimiento.

Desde hacía meses, el futuro de Vinçon se vislumbraba en tres posibles escenarios: mantener la actividad en la misma dirección pero con un espacio más reducido, trasladarse a otro punto de la ciudad o cerrar. Los propietarios del establecimiento abierto en 1941 anunciaron ayer la opción más drástica, la que supone la desaparición de otro comercio simbólico de Barcelona. “Hemos mirado localizaciones pero era complicado”, explicaba Sergi Amat, quien no descartaba ayer que, una vez pasada la crisis, se decidan por volver al mercado con una nueva tienda. Su opción preferida, la de seguir donde están ahora pero con una superficie muy inferior a los 2.900 metros cuadrados actuales, acabó resistiéndose.

Los aún originales escaparates del número 96 del paseo de Gràcia los ocupará dentro de poco tiempo una gran marca de moda. Inditex negocia con los Amat desembarcar en el establecimiento con alguna de sus marcas y ampliar más su dominio en el boulevard, donde tiene ya ocho tiendas y prepara una ampliación espectacular en el Zara que de la esquina con Gran Via.

“Sentimos comunicar que Vinçon cerrará definitivamente sus puertas en un futuro próximo”, señaló ayer la empresa en un comunicado titulado Barcelona y Vinçon. Sergi Amat, miembro de la familia propietaria, aseguraba que la existencia de la tienda no se alargará más de “uno o dos meses”. En el despacho la compañía explicaba el motivo de la enésima desaparición de un comercio emblemático de la ciudad, en este caso no motivado por la Ley de Arrendamientos Urbanos como otros establecimientos señeros de la ciudad. El motivo no es otro que una caída anual de las ventas del 10% desde el inicio de la crisis, lo que ha provocado que los ingresos se hayan reducido a la mitad desde 2008 y que la cuenta de resultados no haya aguantado.

Con el mercado interno destrozado por la recesión, Vinçon defiende que su facturación depende cada vez más de los turismos. El paseo de Gràcia era la mejor ubicación para atraer turistas extranjeros, pero no la tipología de productos que ofrece la tienda, que además de pequeños objetos estaba muy centrada en producto de diseño de medio y gran formato. “Tendríamos que cambiar muchísimo nuestra colección de productos”, asegura el comunicado, en el que también se destaca que sus productos quedaban “mal situados” para competir con lo que se considera un producto de lujo y los que llegan de Asia fruto de un sistema de fabricación masiva.

El de Vinçon es un agrio adiós, al considerar que formaba parte de “una cierta cultura de la ciudad” que parece que “ahora tiene difícil cabida” en Barcelona. Sergi Amat era hace unas semanas muy crítico con la concentración de turistas en el paseo de Gràcia.

Más información