Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valverde, un año más en el Athletic

El entrenador renueva su contrato en vísperas de acabar la Liga y de la final de Copa

Firma del contrato de renovación de Ernesto Valverde, a la derecha, que aparece junto a Josu Urrutia.
Firma del contrato de renovación de Ernesto Valverde, a la derecha, que aparece junto a Josu Urrutia.

Ernesto Valverde seguirá una temporada más, al menos, como entrenador del primer equipo del Athletic. Un anuncio en la página web del club rojiblanco ha confirmado este viernes la previsión que se mantenía sobre la continuidad de este técnico. La renovación de su contrato, que finalizaba el próximo 30 de junio, se produce en vísperas de la despedida de la Liga, este sábado frente al Villarreal en San Mamés, y de la disputa de la final de la Copa, el próximo sábado ante el Barcelona.

La aproximación de posturas entre la directiva del Athletic y Valverde tomó cuerpo a partir de la clasificación para la final copera y de la recuperación real de las opciones para jugar la próxima Europa League. El presidente del club, Josu Urrutia, siempre ha mantenido su confianza en el actual entrenador, con quien mantiene una estrecha relación de confianza personal y deportiva.

Valverde, a su vez, ha superado progresivamente los fundados recelos que mantenía sobre su continuidad en el Athletic, donde mantiene su segunda etapa. El técnico receló en la primera mitad de la temporada por las críticas que venía recibiendo en base a la marcha del primer equipo. La indefinición del sistema de juego y en especial las probaturas sin demasiado éxito a partir de la clasificación para la Champions frente al Nápoles acercaron a Valverde hacia su marcha.

No obstante, la mejoría evidente conseguida durante la segunda vuelta, que hizo olvidar el fiasco de la competición europea, fue acercando a Valverde hacia su continuidad, aunque el período electoral provocó un lógico silencio sobre su futuro. Entonces, Urrutia en ningún momento mostró preferencia alguna por su entrenador, en una posición que alentó sin base alguna la existencia de posibles diferencias entre ambos.

Iraola recibirá el homenaje de San Mamés al término del partido ante el Villarreal

Con la rehabilitación deportiva, y en especial con la euforia que siempre provoca en la afición del Athletic su presencia en una final de Copa, el valor Valverde recuperó su deteriorada cotización. Aquellos rostros de preocupación del entrenador por el bajo rendimiento del equipo y su deteriorada imagen dieron paso con el tiempo a una versión más acorde con las expectativas depositadas en la plantilla.

Valverde nunca ha mostrado sus preferencias durante la recta final de la temporada. De hecho, hasta se ha sentido incómodo por las frecuentes preguntas sobre su futuro. Pero en el fondo era consciente de que sus representantes negociaban con el Athletic en el marco de una renovación deseada por las dos parte.

Además, el Athletic quiere atar la renovación de su entrenador preferido con un contrato de primer nivel, situado en la escala de los equipos con fundadas posibilidades de jugar cada año en Europa. Urrutia está convencido de la identificación de Valverde con el club y con la plantilla, aunque el presidente sabe de la exigencia de nuevos refuerzos.

Con todo, las posibilidades de reforzar el primer equipo del Athletic se antojan reducidas por su propia idiosincrasia, aunque el club trabaja en varios frentes. Descartado por irreal el regreso de Llorente ante el fundado riesgo de que abriría una brecha social nada deseable, el club mantiene su objetivo en la incorporación de Monreal, Eraso (Leganés), Merino (Osasuna) y el regreso de Eneko Bóveda y Jonas Ramalho.

Valverde estrenará su renovación este sábado, ante el Villarreal, precisamente el club donde encajó su principal fracaso profesional. Será en un encuentro que decidirá la suerte europea del Athletic en la próxima edición de la Europa League. Los rojiblancos dependen de sí mismos para conseguir un objetivo que su afición jamás imaginó durante la primera mitad del calendario.

Pero, además, el partido ante el Villarreal marcará la recordada despedida a Andoni Iraola, un icono del sentimiento exigible a un jugador del Athletic. El futbolista guipuzcoano se va entre la admiración de un público que se lo demostrará al término del encuentro.

El club ha dispuesto un sencillo acto de homenaje colectivo y, al mismo tiempo, despedir a la totalidad de la primera plantilla antes de afrontar la final de Copa del próximo día 30 de mayo en Barcelona.

Así, según se recoge en la web del Athletic, al término del partido de este sábado Iraola podrá despedirse desde San Mamés de la que ha sido su afición desde que llegara al primer equipo en 2003 y, una vez recibido el reconocimiento desde la grada, se unirá al resto de compañeros para que, todos juntos, contemplen desde el centro del terreno el estreno de un vídeo preparado con vistas a la final de la Copa.