Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos perdonará la primera multa a los infractores de tráfico

Begoña Villacís promete una fuerte bajada del IBI y apuesta por extender las restricciones de tráfico en el centro y por "redimensionar" los parquímetros

Villacís, el lunes en la calle de Tribunal, cerca de la sede de Ciudadanos. Ampliar foto
Villacís, el lunes en la calle de Tribunal, cerca de la sede de Ciudadanos.

La candidata de Ciudadanos a la alcaldía de Madrid, Begoña Villacís, promete en su programa electoral aprobar una fuerte rebaja del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), y cambiar el sistema de multas de tráfico para evitar su “fin recaudatorio”. Según este documento, al que ha tenido acceso EL PAÍS y que presenta hoy, Villacís prevé perdonar el 90% de la sanción al ciudadano que incurra por primera vez en una falta leve. Así, la multa se reduciría al pago simbólico de 10 euros. La candidata apuesta, además, por mantener y extender las restricciones al tráfico en el centro; y por “redimensionar” los parquímetros.

El IBI es el principal tributo municipal: aporta casi un tercio de los ingresos del Ayuntamiento. Pero, según Villacís, “no es un impuesto justo”. “No es posible que equivalga al sueldo mensual de una familia”, señala a EL PAÍS. Por ello, a las bonificaciones sociales ya existentes añadirá subvenciones para aquellas personas que no superen el 75% del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (533 euros al mes). Pero, sobre todo, quiere bajarlo. No tanto como Aguirre, que promete llevar el tipo impositivo al 0,4% (desde el 0,548% actual), pero sí hasta el 0,48%, que es lo que “todos los ahorros detectados” permitirían manteniendo el equilibrio de ingresos y gastos municipales. Ciudadanos coincide además con el resto de partidos en instar una revisión de valores catastrales que contribuiría a rebajar aún más este tributo y el de plusvalía.

Menos coches y señales

Ciudadanos cree que las áreas de prioridad residencial (en las que sólo los vecinos pueden circular en coche) de Embajadores y Las Letras “funcionan bien”. Apuesta por mantenerlas, pero flexibilizando el acceso de empresas de mudanzas y reformas, y señalizando rutas alternativas para el resto de coches. De hecho, en su programa se compromete a “depurar” las señales de las calles para dejar sólo las más importantes y las que “de verdad orientan”.

Villacís mantendría la restricción de tráfico en el barrio de Sol, cuya entrada en vigor está prevista el 1 de agosto, y es favorable a extenderla a las zonas de Chueca y Malasaña, como tenía previsto la alcaldesa, Ana Botella (PP). El resto de partidos coincide, a excepción de la candidata del PP, Esperanza Aguirre. Además, Villacís está a favor de peatonalizar, aunque no “de forma masiva”, sino alrededor de lo que ya hay, en Sol, en zonas de “alto interés histórico, comercial o turístico”.

Contaminación y bicicletas

Villacís quiere un pacto de todos los partidos contra la contaminación, que no incluya sólo coches sino también edificios (con bonificaciones por eficiencia energética). No está a favor de prohibir los vehículos diésel porque cree que los nuevos son menos contaminantes que muchos de gasolina. “No se puede penalizar a diestro y siniestro porque no se castiga a coches sino a personas que probablemente no puedan comprarse otro. Los más contaminantes, los más viejos, son los de las personas con menos recursos”, explica.

Apuesta por medidas de estímulo como aparcamientos disuasorios (tiene en mente ocho, uno de ellos en Ciudad Universitaria).

Ciudadanos quiere potenciar el uso de la bicicleta, con medidas como cerrar el anillo ciclista o eliminar los puntos negros; crear más paradas de taxis en zonas de alta demanda como Sol o la calle de Serrano; y eliminar parquímetros “tras un análisis previo”.

Quiere conectar mejor autobús y metro por la noche; rebajar las tarifas del transporte público; y crear un abono diario (incluyendo, con un recargo, las bicicletas públicas). Reforzará las estaciones de medición de la contaminación y hará gratuito el transporte público cuando se dispare.

Limpieza y cargos públicos

“La ciudad está sucia, sobre todo más allá de la M-30”, dice. Así, promete un plan urgente en su primer mes de mandato para limpiarla. Ve difícil resolver el contrato actual, pero podría ampliarlo o adjudicar otro complementario para, pagando más dinero, mejorar el servicio y el número de barrenderos, “ahora insuficiente”.

Para ahorrar gastos municipales, suprimirá 100 altos cargos y eliminará o adelgazará empresas públicas (tiene entre ojo y ojo Madrid Destino). “Si de mí depende, no externalizaré servicios, si me pagan por gestionar prefiero ser yo quien gestione”, asegura. Pero tampoco ve fácil resolver contratos ya existentes para recuperar la gestión pública de servicios como la limpieza o la basura. Lo intentará, promete, si se demuestra “ineficaz” su gestión privatizada.

“Hay un 0,01% de posibilidades de pactar contra el más votado”

F. J. B. / B. G. G.

 Las encuestas avanzan un buen resultado a Ciudadanos en sus primeras elecciones a la Alcaldía de Madrid: no ganaría, pero podría ser árbitro entre el PP y un hipotético pacto de izquierdas. Su candidata, Begoña Villacís, lleva tiempo respondiendo a la misma cuestión: ¿pactaría?

Pregunta. El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, dijo en EL PAÍS: “Estamos dispuestos a pactar con PP, PSOE y hasta con Podemos”. “La gente no solo vota programas, sino también actitudes”, añadió.

Respuesta. Si hubiera que pactar actitudes en el Ayuntamiento... [ríe]. Yo sí pacto el programa, no vamos a entrar en el gobierno si no somos los más votados. Algunos partidos tendrán que moderarse y negociar.

P. Rivera añadía: “La gente nos ve no solo como opción para influir, sino para gobernar”.

R. Gobernar también es lograr desde la oposición que se aprueben cosas. Puede que otro tenga el gobierno, pero eso no le garantiza que se aprueben sus medidas. No siempre va a imponer su ley el que gobierne.

P. ¿Existe alguna posibilidad de que pacte para desplazar a la fuerza más votada?

R. El 0,01%. Pero si aceptan nuestras propuestas: el pacto anticorrupción, incluida la responsabilidad patrimonial subsidiaria [el partido se hace cargo de lo que roben sus cargos], nuestro programa electoral, no llevar imputados en las listas...

P. ¿Ve posible un pacto para aprobar el Plan General de Ordenación Urbana?

R. Es muy complicado, probablemente haya que hacer otro nuevo, aunque a mí me parece que está muy bien. Tiene la unanimidad de los técnicos, pero no de los políticos metidos a técnicos. Con la información que tengo, yo sí lo aprobaría.

P. ¿Qué opina de las grandes operaciones urbanísticas?

R. Canalejas debe respetar el patrimonio y la participación vecinal, pero si lo hace, estoy a favor. De la Operación Chamartín me gustan las estaciones de metro, los scalextrics y parques, la ciudad vertical, las dotaciones, el área tecnológica... No me gusta que no haya paz entre los vecinos, es fundamental. Y la Operación Calderón no me gusta, muchos vecinos se han quejado; ni tampoco el centro comercial de Madrid Río.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram