Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas cree una “vergüenza” los ataques de la fiscal general al proceso catalán

Consuelo Madrigal tildó el viernes el soberanismo de “tiranía"

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, calificó este viernes de “vergüenza” que la fiscal general del Estado, Consuelo Madrigal, tilde el proceso soberanista catalán de “tiranía”. “Dejar la última decisión a la población y actuar en consecuencia, con coherencia y jugándosela, ahora resulta que es tiranía. Pues a mí me parece una vergüenza que se diga tiranía a lo que es la esencia democrática y que la gente pueda tomar decisiones”, afirmó el también líder de Convergència i Unió.

Mas, que ayer participó en un acto preelectoral de CiU en Móra la Nova (Ribera d'Ebre), respondió así a las declaraciones de Madrigal, que el jueves advirtió a Mas que “los que invocan la libertad para vulnerar la ley incurren en una peligrosa demagogia”, ya que, añadió, “cualquier problema debe ser solucionado por la vía del diálogo, no por la vía de hecho ni por la violencia”.

“Somos fruto de la Ilustración, y combatimos el oscurantismo, el fanatismo y la tiranía como emanación de la voluntad general”, añadió Madrigal durante su participación en un foro informativo en Madrid, en el que explicó también que la querella contra el presidente catalán y otros altos cargos por desobediencia en la consulta del 9N “sigue su curso con total normalidad”.

El líder de CiU considera que las palabras de Madrigal son completamente extemporáneas. Según dijo, “sin las urnas no se habrían podido cambiar leyes, la humanidad no habría progresado y las mujeres todavía no podrían votar”. “Estaríamos en la Edad Media”, añadió.

Mas y Convergència i Unió se han propuesto hacer una campaña dual con vistas a las municipales. Mientras que los candidatos a alcaldías no tendrán el discurso soberanista como primer asunto en la agenda, los dirigentes del partido sí lo agitarán en sus actos de campaña. En su discurso de este viernes Mas abogó por “la defensa de la dignidad del pueblo” que según él ha sido “pisoteada por el Estado español”. Este asunto lo puso casi al mismo nivel que el discurso sobre la recuperación económica y la “batalla para los instrumentos de decisión”.

Según el presidente catalán, el problema más grave de Cataluña, además de la crisis, es su falta de instrumentos para evitar que sea un país de “cartón piedra”.