Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ordenadores revelan la agencia de colocación del gobierno coruñés

Aduanas detalla el contenido de decenas de correos electrónicos para gestionar enchufes

Carlos Negreira, alcalde de A Coruña (PP), presenta su candidatura el pasado 23 de abril.
Carlos Negreira, alcalde de A Coruña (PP), presenta su candidatura el pasado 23 de abril.

Julio Flores, primer teniente de alcalde del Gobierno coruñés de Carlos Negreira y principal imputado de la corporación en el caso Pokémon, marchará de María Pita gane o no gane el PP porque no va en la lista, pero deja tras de sí una estela de agradecimientos eternos, a juzgar por el contenido de los correos electrónicos que aparecieron en su ordenador cuando entró Aduanas a registrarlo, el 3 de diciembre de 2013. El sumario de la macrocausa sobre corrupción política acaba de incorporar un informe detallado sobre el volcado de este y otros discos duros de personal del Ayuntamiento que muestran por qué los propios investigadores describen el gobierno local como una “agencia de colocación”. Una oficina de empleo a dedo en la que casi todos los asuntos, presuntamente, pasaban por las manos de Flores. Las fechas de los mensajes almacenados en su ordenador revelan, además, que el edil se dedicó a esta supuesta actividad (recibir currículos y despacharlos a terceras personas para gestionar posibles enchufes) desde el mismo momento en que el Partido Popular se hizo con la alcaldía de A Coruña.

Los agentes de Aduanas han podido confirmar que parte de los que buscaron recomendación a través de Flores lograron emplearse en empresas de A Coruña, en contratas municipales o en los propios servicios del Ayuntamiento. Algunos de ellos, incluso, en un abrir y cerrar de ojos. José María Tutor, el responsable en Galicia del grupo Vendex —la principal firma investigada, junto a Aquagest, en estas diligencias— da a entender en distintos pinchazos telefónicos que Flores dispone de una “lista” de la que va tirando la concesionaria cada vez que precisa cubrir una vacante en alguno de los múltiples servicios adjudicados a sus empresas. Telefonea al concejal y le pide nombres de contratables, si alguno rechaza las condiciones del empleo, entonces vuelve a llamarlo y le pide otro nombre. Días después, notifica al edil que la persona en cuestión ha sido enchufada.

En el momento del registro, según la última ampliación del informe que elaboraron los agentes que trabajan a las órdenes de la juez Pilar de Lara, Aduanas encontró referencias de 46 personas en el ordenador de Julio Flores. Hay perfiles de los más variados sectores, gente que ya tiene empleo y quiere cambiarlo, jóvenes en busca de su primer contrato y progenitores que atraviesan verdaderas penurias económicas. “Tengo hipoteca. No puedo permitirme estar en el Inem”, le dice uno. “El IGVS le reclama cuatro mil y pico euros o lo desahucia (...). Son seis en casa (...). Tiene embargada parte del sueldo porque está pagando la multa de coger al hijo sin carné, ni seguro, ni ITV”, le describe en nombre de otro su asesor, Juan Carlos Boga.

Varios de estos demandantes de favores laborales se revelan como entusiastas seguidores del PP. Y hay quien envía los currículos en lote: el suyo y el de su novia. También aparecen correos de padres de estudiantes que le piden al edil que mueva hilos para conseguir una beca para Estados Unidos o para el Parlamento. O los datos de un ingeniero que busca algún tipo de influencia porque esa semana va a hacer las pruebas de selección en CLH de Madrid.

Por haber, en este trasiego de correos que recoge la última parte del sumario que instruye el juzgado de instrucción 1 de Lugo, hay hasta quien sugiere a Julio Flores el lugar donde le gustaría emplearse: “Vivo muy cerca del Complejo Gerontológico La Milagrosa, y me gustaría saber si hay alguna posibilidad de trabajar allí”.

La afinidad con el partido gobernante queda patente una y otra vez: “Es el marido de una buena amiga mía, compañera y afiliada”, le comenta alguien del Ayuntamiento a Flores. “Enhorabuena por el 20-N y aleluya”, le dice en otro mensaje una demandante de empleo en referencia al resultado de las últimas Elecciones Generales. Los agentes comprobaron que al menos un par de currículos fueron reenviados al alcalde. Uno de ellos con el título Currículum que me pediste.

“Querido Julio. Esta mañana (...) confirmaron a mi hija L. en Alcaldía. Quiero, pues, transmitirte mi profundo sentimiento de reconocimiento por todas las molestias (...). Los hijos forman parte especial en la vida de los padres”. El hombre que envía este emotivo mensaje al teniente de alcalde es otro imputado en la Pokémon, el funcionario Eduardo Aceña, que reconoció ante la magistrada haber participado en la adjudicación a dedo de servicios en favor de Vendex.

Supuestamente porque ha fallado en el intento, en alguna ocasión, Flores informa: “La bola no entró”. Pero otras veces, presumiblemente, la bola entra. Y entonces, una vez más, el concejal recibe su compensación en forma de cariñosa misiva: “Querido Julio. Quiero expresarte toda mi gratitud y cariño. Me has ayudado, quizás cuando más lo necesitaba en mi vida, como nadie lo ha hecho nunca. Todo este tiempo (Playas 2012, Grumir, Playas 2013) me ha servido para reafirmarme como persona (...). Gracias por todo”.