Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición considera insuficiente la renuncia de Griñán a sus cargos

PSOE confía en la abstención del PP o en el voto favorable de Ciudadanos

Susana Díaz y el líder andaluz de Ciudadanos, Juan Marín, se saludan en la Feria de Sevilla el pasado miércoles. Ampliar foto
Susana Díaz y el líder andaluz de Ciudadanos, Juan Marín, se saludan en la Feria de Sevilla el pasado miércoles. EFE

Los principales partidos de la oposición al PSOE en Andalucía (PP, Podemos, Ciudadanos), de cuya abstención o voto favorable depende la investidura de la candidata socialista y presidenta en funciones de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, no se conforman por ahora con el abandono de José Antonio Griñán, quien ha renunciado a ser reelegido como senador por designación del Parlamento de Andalucía y a cualquier cargo político para “no ser un obstáculo”. Pese al abandono del expresidente, todos los partidos, salvo IU, que cuenta con tan solo cinco diputados, coincidieron este jueves en seguir reclamando la cabeza del antecesor de Griñán, Manuel Chaves. No obstante, el PSOE confía en conseguir la abstención del PP o el apoyo de Ciudadanos antes de convocar elecciones.

La dimisión de Manuel Chaves tras el abandono de Griñán es una condición impuesta por los tres partidos de los que depende la investidura de la presidenta en funciones. Aunque es cuestión de tiempo la pérdida de los cargos de los dos expresidentes —los nuevos senadores andaluces serán designados, previsiblemente, a principios de mayo y Chaves, si agota la legislatura, dejaría de ser diputado en noviembre—, la oposición lo exige ya y considera insuficiente el gesto de Griñán.

El PP, el segundo partido con mayor representación en el Parlamento andaluz, con 33 de los 109 escaños, fue claro y reclamó que Manuel Chaves siga los pasos de su sucesor, a quien recriminó que ha tomado la decisión “tarde”. El portavoz parlamentario popular, Carlos Rojas, afirmó que esta situación no altera su rechazo a la investidura de Susana Díaz. “En estos momentos, no se da ninguna de las circunstancias para facilitarla”, afirmó el diputado. Fuentes socialistas creen que, no obstante, hay una puerta abierta al diálogo después del abandono de Griñán, la fecha de caducidad del escaño de Chaves y que el PP haya pedido la interlocución directa de la presidenta en funciones. El PSOE confía en que llegado el momento, y ante una eventual convocatoria de nuevas elecciones, los populares se abstendrán por “responsabilidad”.

A pesar de ello, la opción más clara para Susana Díaz, según reconocen fuentes socialistas, son los nueve diputados de Ciudadanos, con los que sumarían mayoría absoluta. El líder nacional de Ciudadanos, Albert Rivera, calificó la decisión de Griñán de “un buen paso” hacia un acuerdo que permita gobernar en la comunidad a la socialista Susana Díaz, pero exigió que esta renuncia vaya acompañada de la de Chaves. En ese caso, se mostró dispuesto a “sentarse a hablar”.

El PSOE no solo está dispuesto a firmar el decálogo contra la corrupción propuesto por Ciudadanos sino que los considera “insuficiente”. “Nosotros vamos más allá”, afirmó un representante socialista, quien afirmó que la formación de Albert Rivera está demostrando “sentido común”.

Podemos, partido que cuenta con 15 escaños, se alineó con el resto de grupos de la oposición y consideró que la renuncia de Griñán, es un “avance insuficiente”. Su líder, Teresa Rodríguez, añadió a las exigencias de dimisión que tanto Chaves como Griñán asuman “responsabilidades políticas en público”. El PSOE no ve factible en estos momentos un acuerdo con esta formación.

El coordinador de Izquierda Unida, Antonio Maíllo, pese a la dimisión de Griñán, reclamó que ni esta ni la de Chaves centren el debate y las negociaciones, sino la situación actual de Andalucía en cuanto a paro y personas desfavorecidas.