La policía investiga la desaparición y probable asesinato de tres mujeres

Encarcelado el casero del chalé de Madrid donde residía una de las desaparecidas

Chalé donde residía la argentina desaparecida.Foto: S. Burgos / Vídeo: Atlas (atlas)

La policía investiga la desaparición y el posible asesinato de tres mujeres en el municipio de Majadahonda (Madrid). Las tres están relacionadas con un hombre de 32 años que alquilaba un chalé en esta localidad. Las posibles víctimas son la última inquilina, la tía del sospechoso y propietaria de la vivienda, y una prostituta desaparecida en la zona oeste de la región madrileña. La Guardia Civil no descarta más casos.

Los agentes hallaron pequeñas manchas de sangre en la vivienda

Las pesquisas comenzaron cuando el hermano de una mujer argentina, de 55 años y residente en esta localidad madrileña, dio la voz de alarma. Hacía varios días que no conseguía hablar con ella, lo que le resultó extraño, ya que casi a diario se telefoneaban. Asustado, denunció los hechos y la Guardia Civil comenzó la investigación.

La mujer residía, hasta la última vez que fue vista, en el número 6 de la calle de la Sacedilla, en un sencillo chalé que había alquilado hacía unos meses. Pero hace unos 15 días algo pasó: dejó de llamar a su hermano a Argentina y pasó a enviarle solo mensajes de texto. En ellos le indicaba que se había marchado al extranjero y que no había ninguna novedad destacable. Pero estas palabras intranquilizaron al hermano y la llamó varias veces. Nunca obtuvo respuesta.

Los agentes de la Policía Judicial de Majadahonda iniciaron entonces la investigación y se dirigieron directamente al casero de la mujer, un español de 32 años que ya había estado ingresado por problemas psiquiátricos hacía unos años. Los guardias le tomaron declaración y descubrieron entonces algunas incongruencias y lagunas en su relato, lo que les hizo sospechar.

Fuentes policiales describen la declaración de este hombre como “muy fría”, como si no fuesen con él las preguntas de los agentes. En un principio se opuso a que los investigadores entrasen en el chalé y les exigió que trajeran un mandamiento judicial. La juez de Majadahonda ordenó entonces la entrada y registro completo de la vivienda. El padre de este hombre estuvo siempre presente.

Los agentes descubrieron que la mitad de la vivienda había sido pintada y que el resto estaba cubierta con plásticos y lista para recibir unos brochazos. Los investigadores de Criminalística de la Guardia Civil localizaron en poco tiempo unas pequeñas manchas rojas en una de las habitaciones. Fuentes policiales apuntan a que se trata de sangre humana. Las muestras fueron remitidas al laboratorio para su análisis detallado.

Más información
Muere un hombre atrincherado tras herir a su yerno y a dos agentes
El falso shaolín, al banquillo
Un hombre mata a su mujer y se ahorca en Alhaurín de la Torre
Prisión para el acusado de matar al hijo de su pareja en Málaga

Igualmente, hallaron una picadora de carne, en cuyo interior había restos. Los agentes la precintaron y remitieron también los despojos para su análisis. Los investigadores hablan de que entre los restos hallaron lo que parecía un diente. Fuentes del instituto armado afirman que también se descubrió un cuchillo con manchas de sangre. Los resultados de los análisis aún no están finalizados.

“La verdad es que no hemos oído nada. Tan solo hace unos días escuchamos como un ruido de muebles muy fuerte, pero ni chillidos ni nada parecido”, reconocen los vecinos de la zona consultados por este periódico.

La juez de Majadahonda ordenó el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza del casero hasta que se determine dónde está la inquilina. “No ha colaborado. Se ha mantenido firme desde el principio en que no tenía nada que ver con la desaparición y ni siquiera nos ha explicado lo de la pintura”, afirman fuentes de la investigación. “De hecho, se le ve muy puesto en leyes y cada vez que le preguntábamos algo nos alegaba algún artículo para no responder. Nos dijo que era autodidacta en estos temas”, añadieron estas fuentes.

El hermano de la mujer ha llegado a España para colaborar con la Guardia Civil y facilitar el cotejo de las pruebas de ADN que hayan tomado en la vivienda.

Búsqueda en el vertedero

Dónde está el posible cadáver de la mujer argentina es una de las claves para resolver este caso policial. Los agentes creen que si el detenido despedazó a su víctima, pudo tirar el cuerpo a un contenedor. Por eso, la Guardia Civil ha rastreado en los últimos días los depósitos de residuos urbanos de toda la zona. Hasta el momento, los agentes no han hallado nada destacable. Por eso, el trabajo se centrará ahora en rebuscar en el vertedero de basuras de Pinto, una localidad situada al sur de la región, al que van a parar los desechos de gran parte de la Comunidad de Madrid.

La juez que instruye el caso ha ordenado el precintado de la zona del vertedero pinteño donde se arrojan los residuos de Majadahonda. Si hay resultados, la magistrada autorizará la entrada de los agentes de Policía Judicial y de Criminalística para analizar bolsa a bolsa el contenido tirado por los volquetes. Fuentes del instituto armado reconocen que es “una labor difícil y que puede llevar mucho tiempo, si al final se llega algún resultado”

Pero la desaparición de la mujer argentina no es la única de la que puede ser responsable este hombre. La Guardia Civil está a la espera de resolver también la desaparición de la tía del sospechoso y dueña del chalé en la que residía la argentina buscada.

La tía del arrestado lleva cuatro años “fuera de la estela de la familia”, según reconoció el padre del detenido. El casero investigado mostró a los guardias un papel donde su tía le cedía el uso y disfrute de la vivienda, lo que incluye la posibilidad de alquilarla. Los agentes hasta ahora no han analizado la veracidad de este documento. “No descartamos nada, pero primero queremos hacer una investigación paso a paso para ver qué ha hecho en las últimas semanas el sospechoso”, reconocen fuentes del instituto armado.

La investigación no se centrará solo en la mujer argentina y en esta familiar del detenido, de la que tampoco se conoce su paradero. También se intentará localizar a todos los inquilinos, en especial mujeres, que hayan pasado en los últimos años por el número 6 de la calle de la Sacedilla. Algunas fuentes hablan, en concreto, de una prostituta. De hecho, aseguran que se cotejarán, incluso, las denuncias de mujeres desaparecidas por la zona, por si cuadraran en el perfil de posible víctima del detenido.

“La investigación está muy abierta y puede ser que la concluyamos muy rápido o llevarnos meses para terminar con un resultado cierto”, añaden fuentes de la investigación.

La noticia de la detención del casero y la desaparición de la mujer impresionaron a los vecinos. “Es una zona muy tranquila, donde nunca pasa nada”.

Sobre la firma

F. Javier Barroso

Es redactor de la sección de Madrid de EL PAÍS, a la que llegó en 1994. También ha colaborado en la SER y en Onda Madrid. Ha sido tertuliano en TVE, Telemadrid y Cuatro, entre otros medios. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, está especializado en Sucesos y Tribunales. Además, es abogado y criminólogo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS