Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Villalabeitia elige entre la proyección de Gordejuela y su afín Lurueña

El nombre del consejero delegado de Kutxabank se llevará al consejo del día 30

“Un pata negrade BBK y directivo ahora de Kutxabank será el nuevo consejero delegado” del primer banco vasco. Este es el pronóstico que se mantiene en más de un círculo del consejo de administración de Kutxabank dos semanas antes de que su presidente, Gregorio Villalabeitia, lo proponga de manera oficial el 30 de abril. Se trataría de Eduardo Ruiz de Gordejuela, responsable de Negocio Minorista, que llegó a la caja vizcaína en el recordado proceso de selección instaurado por el entonces presidente José Ignacio Berroeta y que supuso la incorporación de 100 acreditados profesionales, muchos de ellos hoy en puestos de referencia de la entidad.

Frente a esta opción de Gordejuela que no desagradaría al PNV, según fuentes de Kutxabank, también se sitúa con peso la sólida alternativa de Javier García de Lurueña, responsable de Control y Auditoría Interna y convertido en el directivo del banco que dispone de mayor afinidad y trato profesional con Villalabeitia en la gestión diaria de la entidad. Lurueña ha jugado un papel “determinante” en el polémico proceso de auditoría interna ordenado por el nuevo presidente para conocer el alcance del denominado caso Cabieces y la posible existencia de otras situaciones anómalas que le lastraran sus primeros pasos en Kutxabank.

Lurueña y Villalabeitia coincidieron en la histórica Caja de Ahorros Vizcaína. Ahora ha reforzado aquella relación desde una perspectiva de evidente afinidad. Lurueña ha sido el “respaldo” del presidente ante el Banco de España durante las complicadas semanas que siguieron a la obligada y sincera confesión de Fernando López de Eguilaz sobre las condiciones estipuladas en el pago a Cabieces por medio de la iguala que Kutxabank mantenía con el despacho de abogados de Rafael Alcorta y cuyo titular también ha sido imputado.

Pero Ruiz de Gordejuela y Lurueña son dos estilos diferentes. Ambos mantienen una cordial relación personal y profesional en la zona noble del banco, según admiten en su entorno, aun conscientes de que disponen de fundadas opciones para convertirse en el primer consejero delegado de Kutxabank.

Ruiz de Gordejuela y Lurueña, con buena sintonía personal, son dos estilos diferentes

La afinidad de Lurueña con Villalabeitia se entiende en medios del consejo de administración como un elemento “muy importante”, que podría jugar una baza decisiva. “Todo nuevo presidente necesita a su lado una persona de su confianza y esa confianza se la está dando Lurueña porque se ve en el día a día”, admitió un directivo de Kutxabank. Lurueña, a quien no se le asigna proximidad alguna al PNV, es un habitual en cada una de las reuniones de la comisión ejecutiva y del consejo de administración del banco. Gordejuela, en cambio, solo lo ha hecho cuando ha sido requerido puntualmente por parte del consejo.

Pero la nítida apuesta del nuevo presidente de Kutxabank y de su socio de referencia, BBK, por la rentabilidad del negocio alientan sensiblemente las opciones de Ruiz de Gordejuela, a quien se reconoce una “acreditada profesionalidad” por su conocimiento del sector, al que acompaña de una “afabilidad” reconocida en el trato y que estas fuentes contraponen a la actitud personal de Ignacio Sánchez Asiain, que abandonará su cargo de director general corporativo, como adelantó El Correo, consciente de la nula confianza que inspira a Villalabeitia, similar a su desafección profesional con Mario Fernández.