Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PNV zanja el debate sobre la LTH que pide el PSE al decir que “no toca”

Los socialistas esbozan una proposición de ley y aluden a que está recogido el compromiso en el pacto de legislatura

Idoia Mendia, líder de los socialistas vascos.
Idoia Mendia, líder de los socialistas vascos.

Un escueto pero contundente “no toca” por parte de la dirección del PNV sirvió ayer para zanjar el debate sobre la Ley de Territorios Históricos (LTH), que pretende Idoia Mendia, secretaria general del PSE-EE. Los nacionalistas eluden abordar esta espinosa cuestión en vísperas electorales, aunque los socialistas les recordaron que se trata de un compromiso alcanzado por ambos partidos en septiembre de 2013 dentro del pacto de legislatura que salvó los presupuestos del Gobierno Urkullu.

 

Mendia actualizó el domingo su oferta de “mano tendida” al resto de partidos para abrir un diálogo en torno a la LTH. La propuesta no provocó en las horas posteriores ninguna reacción, salvo la de Joseba Egibar durante una entrevista en Onda Vasca. La dirección del EBBhabía preferido guardar silencio sin pronunciamiento alguno más allá del “no toca” que interpretaba su desafección hacia el tema. En cambio, Egibar fue capaz de encender la mecha de los socialistas al tildar de “electoralista” la propuesta de Mendia.

Tras escuchar a Egibar, el PSE-EE tuvo así la oportunidad de estirar la propuesta de su líder a pesar de que había pasado desapercibida. La descalificación del portavoz parlamentario jeltzale dio pie a los socialistas para recordar que la propuesta de reforma de la LTH es un compromiso recogido en el documento firmado por PNV y PSE-EE en septiembre de 2013. Según se recoge en este acuerdo, el Gobierno vasco se comprometía a presentar el proyecto durante este año 2015.

Los socialistas trabajan ya sobre competencias, aportaciones y capacidad fiscal

Los socialistas asumen que los nacionalistas “no van a cumplir con lo pactado porque no les queda tiempo para hacerlo y tampoco tienen interés”. Bajo este “incumplimiento”, que Idoia Mendia ya recordó al lehendakari en el último debate de política general en septiembre de 2014, la dirección del PSE-EE “viene trabajando” en la elaboración de una proposición de ley que presentará en el Parlamento vasco el próximo otoño, según reconocieron ayer a este periódico. Eso sí, durante este período mantienen la puerta abierta a las incorporaciones que el resto de los partidos pudieran aportar a modo de debate porque “partimos de un planteamiento abierto”, reconocen.

En sus primeros trabajos, los socialistas ya han delimitado “tres marcos concretos” que afectan “al reparto de competencias, a las aportaciones y a la capacidad fiscal”. En su análisis, el principal escollo radica en determinar “hasta dónde” se quiere llevar la reforma de esta ley, esencial en el entramado institucional de Euskadi.

Ahora mismo, el PSE-EE mantiene la idea de que el debate sobre las competencias y las aportaciones “no exige grandes reformas” ni obliga a adentrarse en otros escenarios “más complicados” como el Estatuto o la propia Constitución. Pero dudan de que el PNV se adentre en este diálogo tras conocer el alcance del informe del Gobierno vasco sobre las duplicidades. “Relegaron la cuestión de las duplicidades que todos los demás ven y critican y parece que solo les importa la retirada de la Guardia Civil y la Policía Nacional”, recordó ayer una fuente socialista minutos antes de remitir un comunicado del partido donde recordaban que esta reforma de la LTH es una cuestión pendiente por parte del Gobierno Urkullu y “no una cuestión electoral”.

“¿Alguien se cree que plantear ahora la reforma de la Ley de Territorios Históricos es buscar un rédito electoral en la calle?”, se preguntaba ayer el mismo portavoz socialista. “Lo hacemos porque ha llegado el momento de priorizar las políticas, porque es una cuestión de responsabilidad en un partido de gobierno como es el PSE-EE”, añadieron desde la dirección de los socialistas vascos.

Desde la dirección de Idoia Mendia se quiere “marcar distancias” con la reciente posición del líder de Podemos en Euskadi, Roberto Uriarte, “porque parece que quieren arrumbar con las Diputaciones forales y no se trata de eso”, precisan. Ciudadanos y UPyD también comparten una pérdida de competencias de estas instituciones, surgidas, no obstante, del reconocimiento de los derechos históricos. Consciente de este incipiente clima de debate político sobre la asunción de las competencias comunes y territoriales, el PSE-EE entiende que “es el momento” de fijar “cómo se pueden hacer más eficaces los servicios que se prestan a la sociedad”. De momento, sin embargo, solo debatirán a nivel interno.