Ourense en Común busca nuevo candidato tras la ruptura interna

Compromiso por Galicia y Podemos dejan la plataforma

Aunque tocada en el primer proceso abierto al público por las denuncias de acarreo de votantes atribuido a Compromiso por Galicia (CxG) —e incluso al PP— y mermada después de que se apearan dos organizaciones (el propio CxG y Podemos), Ourense en Común, el proceso unitario para las municipales en la capital ourensana, intenta mantener su ruta. Los simpatizantes que acrediten empadronamiento o vinculación real con la ciudad votarán mañana telemáticamente para elegir a sus candidatos. La organización ha puesto coto esta vez al desenfreno participativo (votaron 1.580 personas, entre ellas un alcalde del PP de otro municipio) que en la cita electoral impugnada dio la victoria a CxG. La formación que lidera en Ourense Xosé Manuel Pérez Bouza ha abandonado el proyecto muy molesta con las críticas de las otras organizaciones, que entiende que evidencian un no saber perder.

 CxG —que solo se había sumado a las listas unitarias en Ourense y en la Marea Atlántica coruñesa— cree que se ha producido un “quebranto de la democracia” al no aceptar los resultados, en los que aseguran que no han intervenido mediante el carrexo. Sostienen además que el proceso estaba abierto a todo el mundo y que votos como el reconocido por el alcalde popular de A Peroxa son “legítimos”

La organización galleguista se despide del proyecto de unidad popular advirtiendo de que las acusaciones “de todo tipo” que se hicieron públicas contra ella “solo buscan desprestigiar el trabajo” que realiza desde 2012 “un grupo de gente honrada”, al tiempo que expresa su rechazo a los “movimientos que surgen como salvapatrias como Ourense en Común” al que acusa de “cambiar las reglas del juego” porque el resultado de las primarias “no fue acorde a sus deseos”.

Distinta ha sido la despedida de Podemos, que abandona como consecuencia de la impugnación de los resultados y obligada por su ideario a participar solo en proyectos cuyas candidaturas se elijan en primarias. Con todo, el partido de Pablo Iglesias mantendrá su apoyo a la plataforma —en la que continúan los partidos de AGE y asociaciones vecinales— ya que “valora encomiablemente la lucha de los promotores” por cambiar la ciudad.

Mientras CxG reprueba a Ourense en Común que no posea los “mínimos valores democráticos exigibles en una sociedad avanzada”, la mermada plataforma lamenta el “error” de haber permitido que en el comité electoral de las primarias abiertas participasen “personas que no garantizaban la neutralidad” en el proceso. Interpreta además el voto del alcalde del PP como la evidencia de las “prácticas caciquiles de la Restauración borbónica” que se mantienen en la provincia frente a la “democracia radical del XXI” que asegura proponer. Ourense en Común compara el acarreo de votos que atribuye a CxG con las “prácticas antidemocráticas del PP”.

Con la ruptura consumada, mientras la formación galleguista se prepara para acudir bajo sus propias siglas a los comicios, Ourense en Común elabora contra reloj una lista de consenso entre las agrupaciones que la integran y que someterá mañana a refrendo ciudadano, ya solo de los vinculados a la ciudad.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS