Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Donde la lectura es un fruto escaso del azar

Libreros y editores proponen un plan valenciano de fomento lector que nunca se ha hecho

Décimos en lectura, penúltimos en compra de libros y aun peor en valenciano

Dirigentes de las asociaciones de libreros y editores, junto a políticos y demás asistentes al Plan de Fomento de la Lectura.
Dirigentes de las asociaciones de libreros y editores, junto a políticos y demás asistentes al Plan de Fomento de la Lectura.

En la Comunidad Valenciana no ha habido nunca un plan de fomento del libro y la lectura. O, lo que es lo mismo, los hábitos colectivos de lectura han sido fruto del azar. Han puesto de relieve esta carencia Jesús Figuerola, presidente de la Associació d'Editors del País Valencià, y Manel Romero, secretario de FULL (Fundació pel Llibre i la Lectura), entidades que, con el Gremi de Llibrers, han puesto manos a la obra para enmendar este vacío y crecer en lectura y saber. 

En un Aula Magna de la Universitat de València en la que no faltaron políticos, a quienes corresponde la respuesta a la invitación de libreros y editores, éstos han presentado un plan que comprende 70 acciones en distintos ámbitos y que responde a tres retos, dos de ellos globales y un tercero territorialmente valenciano.

Los dos primeros son la crisis y su correlato en la caída de ventas de libros -en torno al 35% nacional-, por un lado, y la revolución tecnológica, por otro. El tercero es darle la vuelta a los datos que sitúan a la Comunidad Valenciana en décimo lugar en lectores de libros en tiempo libre, por detrás de Madrid, Cantabria, País Vasco, Aragón, Navarra, Catalunya, La Rioja, Baleares y Canarias, por ese orden.

Los valencianos estamos 2,3 puntos por debajo de la media española, que ya es considerablemente más baja que la europea, y con un porcentaje (56,8%) similar al de Castilla-León (56,5%), que ocupa la posición undécima.

Son datos de la Federación de Gremios de Editores de España, que ofrecen un panorama más decepcionante en la compra de libros por comunidades autónomas. La valenciana es la penúltima de la lista, con una compra media por valenciano de 7,5 libros, solo por delante de los canarios, que, sin embargo, leen más.

El informe de la Federación de Gremios española también señala que, por lo que respecta a la lengua del último libro comprado "solo el 2% de los libros comprados por los valencianos en el año 2011 fue en valenciano".  Este indicador también sitúa la Comunidad Valenciana a la cola, ya que más catalanes (28,1%), baleares (12,4%), vascos (5,1%), gallegos (4,9%) y navarros (2,1%) han comprado el último libro en la lengua propia de su comunidad autónoma.

La Comunidad Valenciana también está por debajo de la media nacional en superficie bibliotecaria, y en préstamos, librerías y documentos por habitante. 

El Pla Valencià de Foment del Llibre i la Lectura (2015-20), que será presentado a las distintas fuerzas políticas que concurren a las próximas elecciones autonómicas y municipales, está colgado en la web de la Associació d'Editors para quien quiera examinarlo.

"La pelota está ahora en el tejado de los políticos", ha dicho Jesús Figuerola, quien les ha pedido que "no esperen mucho tiempo para analizarlo y crearlo, porque ha de ser un plan a cuatro años" .

En la presentación se encontraban el subdirector general del Libro, Archivos y Bibliotecas, Antoni Peña, los escritores y candidatos socialistas a las Corts Valencianes Fernando Delgado y Carmen Amoraga, la secretaría de la Acadèmia Valenciana de la Llengua, Verònica Cantó, así como otros representantes políticos, editores, libreros, distribuidores y agentes culturales.