Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas, satisfecha con los avances de San Sebastián 2016

Un experto propone a la capitalidad vincular su propuesto al de Tabakalera

La delegación de San Sebastián 2016, con el alcalde Juan Karlos Izagirre en le centro, este martes en Bruselas.
La delegación de San Sebastián 2016, con el alcalde Juan Karlos Izagirre en le centro, este martes en Bruselas.

San Sebastián 2016, la Capital Europea de la Cultura, expuso ayer ante el Comité de Seguimiento del proyecto la marcha del programa. Una reunión a la que la capitalidad llegó con los deberes hechos, en el plano cultural, pero envuelta en la enésima polémica, desde el punto de vista institucional, con los miembros de su patronato enfrentados por la demanda interpuesta por el Ministerio de Cultura contra un convenio del proyecto. Y desde Bruselas se reconoció los avances y el trabajo realizado por el equipo técnico. “El Comité se ha mostrado satisfecho con la marcha del proyecto”, apuntó San Sebastián 2016 en un comunicado.

La reunión, la última que mantendrá el proyecto con los expertos europeos y cuya finalidad es evaluar si la iniciativa se ha adecuado a las recomendaciones de Bruselas y, por lo tanto, merece el premio Melina Mercouri, dotado con 1,5 millones, versó sobre la gobernanza de la iniciativa, el presupuesto y el programa cultural, según explicó a este periódico el director de la capitalidad, Pablo Berástegui.

Respecto al presupuesto, el equipo de San Sebastián 2016, compuesto por miembros técnicos y representantes institucionales, expuso a los expertos europeos las previsiones con las que trabaja la oficina de la capitalidad, 47,8 millones, un 25% menos que las últimas cuentas aprobadas, de 63,6.

“Les hemos garantizado que con ese presupuesto podemos hacer el grueso de nuestra programación, que es lo que a ellos les preocupa y les ha dejado tranquilos”, precisó Berástegui, quien añadió que uno de los expertos propuso vincular el presupuesto de Tabakalera, el Centro Internacional de Cultura Contemporánea (CICC) de San Sebastián, que este septiembre abrirá sus puertas, con el de la capitalidad en 2016. El CICC contará el próximo año, el primero abierto en su totalidad, con un presupuesto de 5,5 millones.

El Comité de Seguimiento expresa su preocupación por la falta de patrocinadores

Una idea que al equipo de Berástegui, aunque ya colabore con Tabakalera, no termina de convencer por las características del proyecto de capitalidad, reacio a que el legado de la iniciativa se vincule a una infraestructura.

"La radicalidad de nuestro proyecto radicaba en el hecho de que nos íbamos a ocupar más del software que del hardware. Ahora cambiarlo sería un poco incongruente con el espíritu del proyecto", apuntó Berástegui, en referencia al objetivo de San Sebastián 2016, cuyo lema Cultura para la convivencia, persigue un cambio intangible. Precisamente, la vinculación de ambos proyectos, aunque en otros términos, fue propuesta por la anterior consejería de Cultura del Gobierno vasco, bajo mandato del socialista Patxi López.

Los expertos también mostraron su “preocupación” por el hecho de que San Sebastián 2016 todavía no haya cerrado ningún patrocinio privado."Están preocupados por el tiempo [del que disponemos]", añadió Berástegui, quien además precisó que incluso barajando el menor de los presupuestos, el de 47,87 millones, "ya es un reto en sí mismo", obtener cuatro millones por este concepto.

El Comité, detalló Berástegui, no hizo, sin embargo, alusión a ninguna de las polémicas políticas vividas por el proyecto. Tan sólo preguntó por la decisión del ministerio de vincular sus aportaciones a actividades específicas del programa, además de no haber comprometido una cantidad superior, una cifra que hasta la fecha asciende a 2,7 millones.

"Lo importante era abordar las cuestiones imprescindibles para el proyecto de capitalidad, lo que tiene que ver con la dimensión europea, con la participación ciudadana, con el legado... Eso es lo que les preocupa más allá del contexto en el que se está produciendo la gestión", defendió Berástegui.

El director de San Sebastián 2016 además defendió que los expertos, muchos ligados a otras capitales culturales, "han pasado por situaciones que no han sido sencillas. Lo que les preocupa es el proyecto. La Comisión Europea tiene unos criterios muy estrictos y se evalúa más que estos se estén cumpliendo a lo que se tenga que sufrir para conseguirlo. Lo otro son gajes del oficio", añadió Berástegui en referencia al cruce de acusaciones políticas en torno al proyecto.