Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece Marisa Díez de la Fuente, pionera del galerismo barcelonés

Fundó y dirigió la mítica Ciento, impulsó la asociación Art Barcelona y organizó la primera exposición de Christo en España

La galerista Marisa Díez de la Fuente.
La galerista Marisa Díez de la Fuente.

Se ha ido otro personaje emblemático de la Barcelona culta, intelectual y creativa de las últimas décadas del siglo XX. Marisa Díez de la Fuente (Burgos, 1931 - Barcelona, 2015), galerista y promotora de talentos, protagonista del desarrollo del arte contemporáneo y el galerismo en Cataluña, falleció el jueves en una clínica de Barcelona, donde había sido internada debido a una dolencia pulmonar, que padecía ya hace más de un año. Su hija Luisa Ortínez, conocida comisaria independiente, recuerda que en el mundo del arte muchos la conocían como Marisa Ciento, por la mítica galería Ciento que inauguró en 1974 en la calle Consejo de Ciento, 347.

Durante más de 15 años la sala funcionó como lugar de encuentro de la creación plástica barcelonesa y origen de proyectos que aun hoy permanecen en la memoria de la ciudad. Hasta su cierre en diciembre de 1990, por sus salas pasaron artistas destinados a convertirse en los más relevantes de su época como Antoni Tàpies, Joaquim Chancho, Eugenia Balcells, Perejaume, Hernández Pijuan, Mireia Sentís, Carlos Pazos, Viladecans, Jordi Benito, García Sevilla, Susana Solano y América Sánchez, entre muchos otros. Tampoco tuvo reparo en exponer importantes artistas de Madrid con escasa o nula representación en Barcelona como Carlos Alcolea, Juan Navarro Baldeweg o Eva Lootz.

En 1975 organizó la primera exposición en España de Christo y el año siguiente la primera muestra en Barcelona de Antoni Muntadas, con motivo de la cual se editó la carpeta de referencia Muntadas. 80 diapositivas y textos, con proyectos realizados por el artista entre 1971 y 1974. “En aquella ocasión tuvo lugar una célebre performance de Muntadas y Jaume Xifra, que al mismo tiempo exponía en la galería G de la calle Casanova. Durante un día los dos artistas intercambiaron sus identidades, permanecieron cada uno en la galería del otro y recurrieron las calles, permanentemente acompañados por un fotógrafo que recogió el testimonio de la acción”, recuerda Luisa Ortínez, que está trabajando junto con el Museo de Arte Contemporáneo (Macba), el Instituto de Cultura, la Asociación de Críticos de Cataluña y la asociación de galeristas Art Barcelona, en la realización de un libro sobre la galería Ciento, que publicará la editorial Comanegra.

No es el primer homenaje que la trayectoria de Marisa Díez recibe. En 1995, a los cinco años escaso de cerrar la galería, en reconocimiento de su labor, otro galerista Carles Poy le ofreció su sala para organizar una colectiva. Pionera, independiente y ajena a las modas, a Marisa Díez se debe la primera exposición en España de Luis Frangella, inclasificable pintor argentino prematuramente fallecido de Sida en 1990, que recuperó en 2011 con una muestra en la Fundación Suñol.

De su incansable acción promotora, también surgieron La Primavera Fotográfica en 1982 y en 1989 la asociación de galerías Art Barcelona, de la que fue la primera presidenta. Su impacto en la escena creativa fue tal que el célebre diseñador Carles Riart, Premio Nacional de Diseño 2011, creó la Mesa Ciento, en homenaje a ella y a su galería.