Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona, en el punto de mira del terrorismo islamista

Entidades musulmanas alertan de que un atentado en la capital catalana daría una repercusión mundial a EI

Mohamed El Amrani, detenido ayer en L'Hospitalet (Barcelona), escoltado por la policía.
Mohamed El Amrani, detenido ayer en L'Hospitalet (Barcelona), escoltado por la policía.

Los musulmanes que viven en Cataluña han dado ya la voz de alarma ante el radicalismo de algunos de sus correligionarios. Varias entidades islámicas alertan de que las células yihadistas esperan una señal para atentar en Barcelona ya que saben que tendría una repercusión mundial.
En Lleida, una voz marroquí avisó en 2011 de lo que se le venía encima a Occidente. El presidente de la asociación cultural árabe Atlas, Omar Charach, aseguró entonces: “Todos los musulmanes en España somos células terroristas”. Charach cree que ya es tarde: “Cada día hay catalanes atravesando la frontera con Turquía”. El marroquí se lamenta: “Fuimos pocos los que alertamos de que desde las mezquitas se estaba incitando al odio, y los partidos políticos lo único que hicieron fue abrazarse a los imames pensando en el voto; ahora ese odio es imparable”. Charach denuncia que los imames se hicieron con dinero público gracias a las subvenciones y lo utilizaron para inculcar el radicalismo: “Los políticos han alimentado al demonio y nos han llenado de demonietes que atentarán en cualquier momento”.

Jofre Montoto, analista de seguridad y experto en yihadismo, explica que en Francia “la mayoría de terroristas han pasado por la cárcel y se han radicalizado allí”. El experto asegura que en España se ha copiado el patrón, y varios de los interceptados por la policía acusados de delitos relacionados con el terrorismo yihadista ya habían sido fichados por ser delincuentes comunes. Montoto asegura que estos individuos entran en prisión en contacto con extremistas y, de alguna manera, consiguen “lavarles el cerebro” para convertirse en terroristas: “Son delincuentes comunes que se abrazan a la religión con el aliciente de dejar de ser el don nadie del barrio para convertirse en un soldado yihadista; un héroe que degüella a infieles”.

Montoto advierte que Barcelona se encuentra desde hace años en peligro. “Somos tierra de Al Andalus, se han creado una razón histórica y saben que atentar en la capital catalana les daría una proyección mundial”, afirma el experto. Barcelona es ahora un nido de servicios secretos mundiales, “similar a lo que fue Berlín en plena Guerra Fría”, dedicados a buscar focos de terroristas islámicos.

En Cataluña existen 230 comunidades islámicas de las cuales 215 tienen un oratorio o mezquita donde practicar el culto a Alá. Mohammed el Ghaidouni, presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de Cataluña (Ucidecat), denuncia que el Estado Islámico “ha secuestrado la religión para reclutar a jóvenes que poco saben del islam”. Ghaidouni coincide con Montoto en que la mayoría de alistamientos realizados en Cataluña se trata de “jóvenes que sufren discriminación y que han sido fáciles de reclutar”. El presidente de Ucidecat no se tira piedras contra su propio tejado y asegura que en las mezquitas no se organizan estos grupúsculos. “Se organizan en la sombra y es difícil percibir estas conductas que se nutren de Internet”, afirma.

Jofre Montoto alerta que el terrorismo yihadista “no se parece a nada de lo que conocemos”. Según Montoto, el Estado Islámico ha ordenado a sus fieles que “ataquen con lo que tengan a mano; un lobo solitario puede salir a la calle e incluso perder la vida asesinando a un mosso a puñaladas”.

El Estado Islámico no renuncia a la violencia indiscriminada; pretende conquistar territorio e impactar a Occidente. Para los integristas, Barcelona es Al Andalus y, según los expertos, forma parte de un territorio que están dispuestos a recuperar.