_
_
_
_

El teatro romano de Cádiz abre al público las gradas y el vomitorio

El espacio gaditano se incluirá en la ruta de recintos similares andaluces

Obras en el Teatro romano de Cádiz.
Obras en el Teatro romano de Cádiz.eduardo ruiz

El Teatro Romano de Cádiz, considerado el segundo más grande del mundo, sólo superado por el Pompeyo de Roma, está a punto a reabrir sus puertas tras cinco años de obras. El principal monumento de la capital gaditana, con 100.000 visitas anuales, podrá ser recorrido desde un centro de interpretación y también desde su interior, por la base de sus gradas y uno de sus vomitorios, gracias a los últimos trabajos encargados por la Consejería de Educación, Cultura y Deporte. La Junta de Andalucía tiene intención de incluir el espacio gaditano en su ruta de teatros romanos de Andalucía que actualmente suma a Itálica (Sevilla), Baelo Claudia (Tarifa, Cádiz) y el de Málaga.

El Teatro Romano de Cádiz, a pesar de su enorme importancia, no fue descubierto hasta 1980 cuando fue hallado, casi de casualidad, tras el incendio de unos almacenes. Para poder destaparlo se aprovechó un solar del barrio del Pópulo, donde aparecieron las gradas y parte de los pasillos interiores. Sin embargo, la mayoría del monumento permanecía oculto bajo las casas y una guardería. Las excavaciones realizadas en los últimos años han permitido llegar hasta el escenario. Esos trabajos se realizaron en paralelo a las visitas de turistas que convirtieron el teatro gaditano es uno de los referentes de la ciudad. Sin embargo, en 2010 los técnicos advirtieron de que era incompatible continuar las visitas y seguir las excavaciones, que, en ese momento, afectaban a los bajos de los edificios colindantes. La Junta optó por cerrar el monumento, aunque la reapertura se esperaba en pocos meses. Han pasado cinco años y sigue sin abrir.

Ahora, tras estos años de problemas con las empresas contratadas y falta de financiación, hay dinero para terminar un centro de interpretación colindante, que tendrá entrada en el corazón del Pópulo, la calle Mesón. Este centro ya está construido y sólo falta que llegue el material museográfico, que se compondrá de paneles, fotografías, restos arqueológicos, maquetas y un audiovisual que explicará la importancia de este edificio encargado por Lucio Balbo El Menor, en el siglo I antes de Cristo. Las seis salas de este inmueble explicarán a los visitantes las dimensiones del teatro, su uso en la antigua Roma y su relación con otros monumentos similares en otras ciudades.

Lo más importante es que la Junta, tras plantearse incluir un mirador hacia el teatro como única vía de contacto con el edificio, finalmente, ha encontrado financiación para conectar el centro de recepción de visitantes con el inmueble histórico. De esta manera, se podrá tocar y pisar la base de las gradas y parte de los vomitorios. Todo esto mientras se asientan las últimas excavaciones, que han llegado hasta la primera fila de las gradas (inma cavea), donde se sentaban las clases más importantes de la ciudad, y parte del escenario (la orquestra). El consejero Luciano Alonso cree que, en un futuro próximo, “cuando acaben los trabajos de consolidación”, ese escenario podrá acoger funciones como las que están asumiendo los teatros de Itálica, Baelo o Málaga. Antes, en los próximos tres meses, está previsto que abra el centro de interpretación y se organicen las primeras visitas.

El Ayuntamiento de Cádiz (PP), comerciantes y empresarios hoteleros venían reclamando a la Junta celeridad para que, aunque no terminara los trabajos de excavación, sí habilitara una zona visitable para evitar que los turistas pasaran de largo por el barrio sin conocer el interior de uno de sus mayores valores históricos. El centro de interpretación pretende servir también para revitalizar la economía del barrio del Pópulo con el paso de turistas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_