Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro menores robaron 100 chalés de Las Rozas en un año

Los detenidos se introducían por la noche en casas vacías

Un grupo de menores ha traído en jaque a la Guardia Civil de Las Rozas (92.800 habitantes). Al menos, durante el último año. Su especialidad consistía en entrar en viviendas sin moradores, en especial en chalés pareados e independientes, cuando era de noche para no ser detectado. En cuestión de minutos y sin dejar apenas rastros, se apoderaban de los objetos de valor. Los cinco integrantes de la banda, de los que cuatro eran menores, han sido arrestados en los últimos días por los agentes del instituto armado. Estos les imputan más de 100 robos, según han informado fuentes del instituto armado.

La forma de actuar era siempre la misma. Se desplazaban todas las tardes desde su localidad (Galapagar) hasta Las Rozas. Quien les llevaba era un adulto, que era el líder del grupo y el que les orientaba de lo que tenían que hacer. Aprovechaban siempre el ocaso para comenzar a vigilar sus posibles objetivos, en especial las viviendas unifamiliares. Estas suponen tres de cada cuatro casas de Las Rozas.

Un delito que sube en 2014

El robo con fuerza en domicilios es uno de los delitos que más ha subido en 2014 en el municipio de Las Rozas, según la estadística que publica trimestralmente el Ministerio del Interior. Tan solo le ha superado el capítulo de los homicidios, que al pasar de uno a dos se ha multiplicado un 100%.

Según las cifras de Interior, durante el año pasado se denunciaron 393 robos en el interior de viviendas, lo que supone un incremento del 5,1% respecto a las 374 denuncias de 2013.

Las Rozas es uno de los municipios importantes de la región con menor índice delictivo. Durante el año pasado se produjeron en el municipio 4.595 delitos, un 6,2% menos que en 2013 (4.900).

Los jóvenes se dedicaban a observar cuáles eran los lugares más propicios. Al hacerse de noche se percataban de cuáles estaban con gente y cuáles se hallaban vacías. Les bastaba con mirar desde el exterior cuáles tenían alguna luz encendida o si oían algún tipo de movimiento o de sonido, como televisiones encendidas o radios. “Lo hacían todos los días como si fuera su jornada laboral”, apuntan gráficamente fuentes de la investigación. Una vez que se aseguraban que la vivienda estaba vacía, se metían al interior. Muchas veces les bastaba saltar una pequeña valla o colarse por alguna puerta fácil de abrir.

En algunas ocasiones también escalaban a ventanas que estuvieran abierta. Los robos siempre eran muy rápidos, según fuentes de la Guardia Civil. Se apropiaban de los productos que tenían una fácil salida en el mercado negro, como tabletas, teléfonos móviles, pantallas de ordenador e incluso televisores, en especial si no era muy voluminosos. En alguna ocasión se han topado con algunos moradores dentro. En estos casos, solían huir a toda velocidad sin enfrentarse a los dueños. “Saben que hay mucha diferencia de pena entre un robo con violencia y otro solo con fuerza en las cosas”, destacan fuentes del instituto armado. Cuando daban las diez o las once de la noche, regresaban a sus casas.

Una de las mayores dificultades para la Guardia Civil ha sido localizar a este grupo, ya que dentro de Las Rozas no tenía una única zona de robo. Solían cambiar todos los días y de manera aleatoria. Los agentes del instituto armado montaron dispositivos de vigilancia hasta que lograron identificar a los menores que entraban en las viviendas, en especial al dirigente del grupo.

Una vez localizados, les estuvieron siguiendo hasta saber donde residían y cuáles eran los lugares en los que ocultaban el material robado antes de venderlo. Las primeras detenciones se produjeron el jueves 12 de febrero en Galapagar. Allí se arrestó a la mayoría del grupo, pero aun quedaba algún integrante de la organización. Este último arresto se realizó a finales de la semana pasada, según fuentes del instituto armado.

Los agentes del puesto de Las Rozas han analizado las denuncias presentadas en las que coincida la forma de robar. Hasta el momento se les imputan al menos 104 hechos delictivos, aunque el número podría aumentar. Los agentes han efectuado registros en domicilios de Galapagar y Madrid, en los que han recuperado parte del material sustraído en los últimos robos.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram