Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feliz año de la cabra

La numerosa colonia china en Madrid celebra el cambio de año, que empezó el pasado jueves

Serán dos semanas de actos que tienen su punto álgido este fin de semana

Las celebraciones del nuevo año chino, el jueves en el distrito de Usera. Ampliar foto
Las celebraciones del nuevo año chino, el jueves en el distrito de Usera.

"Xin nian kuai le”.Estas son las palabras chinas para decir feliz año nuevo. La transición al año 4713 del calendario lunar se produjo en la noche del miércoles 18 de febrero al jueves 19.

Sin embargo, las celebraciones se prolongan hasta 15 días. Son en realidad las fiestas de la primavera, las más importantes para el pueblo chino. Están arraigadas en una tradición milenaria primordialmente agraria, que celebra el fin del invierno. “Y la llegada del dragón que con su semen fertiliza los campos, para que la tierra siga dando frutos”, describe Isabel Cervera, directora del Instituto Confucio.

Los ritos que acompañan las celebraciones empiezan días antes de nochevieja con una limpieza general. El primer día de año no se puede arrojar basura a la calle. En la cena se comen platos para atraer la prosperidad y la buena suerte. Es el caso de los tallarines largos, que se supone que ayudan a tener una larga vida. O un tipo de raviolis rellenos de carne y verduras, que llaman a la abundancia.

Aunque en Usera, el barrio con mayor concentración de chinos de la capital (6.100, sobre un total de 31.000), la noche del miércoles fue silenciosa. En algunos restaurantes chinos de la calle Nicolás Usera se podían ver familias chinas en pequeños festejos privados. Pero al preguntarles por las festividades se tropezaba con la barrera del idioma.

Celebración del Año de la Cabra en Madrid

Plaza España.Sábado 21 y domingo 22. Desde las 11.00 a las 18.00, feria tradicional china. La Comunidad de Madrid y la embajada china han invitado a 20 expositores a presentar diversas muestras culturales: el baile del dragón, el baile del tambor, espectáculos de kung fu, pase de farolillos, técnicas de artesanía popular, exhibiciones de caligrafía, degustaciones de gastronomía, actividades relacionadas con el horóscopo chino, clases para comer con palillos.

Centro Cultural Chino. Desde el 14 al 28 de febrero, jornada de puertas abiertas con exposición de faroles de Zigong. Se regalarán 1.000 farolillos a los visitantes. También se explicarán cuáles son las costumbres y tradiciones del pueblo chino durante esta celebración. Lunes a viernes de 10.00 a 13.30, y de 16.30 a 20.00. Sábados, de 10.00 a 14.00.

El primer día del año se realizan los desfiles con la danza del dragón y los niños reciben un sobre rojo con dinero.

En Usera, a partir de las 11 de la mañana, un desfile bajó y subió por la calle de Dolores Barranco, adentrándose por algunas calles laterales, mezclándose con los transeúntes de otras nacionalidades, que ignoraban lo que estaba ocurriendo. Los que desfilaban entraban en comercios, como una petición de buena fortuna. Su color primordial es el rojo, que simboliza la alegría, que viene también de años de tradición y concuerda casualmente con el color del Partido Comunista, “pero no tiene que ver con esto directamente”, explica Taciana Fisac, sinóloga de la Universidad Autónoma.

Aunque poco a poco los chinos son más visibles —y quizás también porque la Comunidad de Madrid y la Embajada de China han planeado el gran acto para este fin de semana: una feria tradicional china en Plaza de España—, fue una celebración muy pequeña, no comparable con la que se hace en el Chinatown de Londres, la más popular de Europa. Y los vecinos españoles tomaron parte en pequeña medida. “Los chinos suelen ser muy desconfiados y les gusta estar solo entre ellos”, repetían en los comercios del barrio.

Para Fisac, la actitud “hermética” de la que se acusa a los residentes chinos en la capital es un tópico. “Hay que entender que la inmigración que viene de China a España proviene de zonas deprimidas. Son personas sin un nivel cultural alto y sin ninguna educación especializada. Llegan esencialmente para trabajar y lo más probable es que no tengan mucho tiempo para estudiar español”.

Un grupo de chinos desfila por el barrio de Usera para celebrar el Año de la Cabra, ante la mirada de otros vecinos. ampliar foto
Un grupo de chinos desfila por el barrio de Usera para celebrar el Año de la Cabra, ante la mirada de otros vecinos.

La sinóloga resalta que lo que resulta de todo lo anterior es que los inmigrantes no afectan a la comunidad española de manera negativa. “Se trata de una cultura que mantiene la ayuda mutua. Es más fácil que se ayuden entre ellos. Es cierto que se agrupan entre sí, porque les resulta más fácil”.

Por otro lado, Fisac destaca que, en la tradición china culta, el diálogo se produce por medio del “discurso indirecto”. Eso quiere decir que las preguntas explícitas por la vida del otro no son de buena educación.

Los días siguientes, para augurar un año de riqueza se hacen estallar fuegos artificiales, y el sexto todas las tiendas abren después de unos días de descanso.

Pero la última celebración llega al cabo de dos semanas. “Ese día es conocido como el de la linterna y de los enamorados. En las calles se cuelgan faroles y encima de ellos se pegan adivinanzas. Chicos y chicas salen a las calles para resolver las adivinanzas y encontrarse”.

La comida este último día de fiestas es dulce: una pelotita redonda hecha con pasta de arroz. Por dentro el relleno es una pasta de alubia roja o negra, pero dulce. “Simboliza la reunión familiar, porque es redondo. Y cierra las actividades del año nuevo”, concluye Chen.

El horóscopo chino es comparable al occidental por estar dividido en 12 signos, pero mientras la astrología occidental cambia cada mes, en China los signos cambian anualmente. Así, este año es el de la cabra, que según la creencia popular predice un tiempo difícil. Incluso los dichos populares previenen acerca de tener hijos en este año.

“Los 12 signos chinos representan 12 cualidades que nuestros antepasados consideraban importantes para una persona”, cuenta Liria Chen, subdirectora del Instituto Confucio de Madrid. Aunque asegura que actualmente el simbolismo de los signos del horóscopo chino es algo trivial y tiene aún menos relevancia en las nuevas generaciones. Chen explica que los seis pares de animales representan diferentes virtudes. Por ejemplo, este es el año de la Cabra, que va junto con el caballo. “Hay que ir hacia adelante como un caballo”, explica Chen. “La cabra significa que en ese proceso debes también pensar en los demás, mantener la armonía con el ambiente”. A la cabra se le atribuye cierta calidad solidaria, pero la creencia popular es que este año abrirá tiempos difíciles.

La primera pareja del calendario la forman el ratón y el buey. El ratón representa la inteligencia y el buey la diligencia. “Una persona debe actuar con diligencia e inteligencia. La una sin la otra no funciona”.

El segundo par es el tigre y el conejo, para la valentía y la prudencia. Siguen el dragón y la serpiente, que personifican por un lado la fuerza y por otro la suavidad. “Según la teoría taoísta de china, el agua es el elemento más fuerte del mundo. Una persona tiene que ser fuerte y al mismo tiempo suave”.

Quedan el mono y el gallo: la flexibilidad y la constancia, y por último el perro y el cerdo, por la lealtad y el buen trato.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram