Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valiente pide a la dirección de IU que intervenga la federación de Madrid

La ejecutiva regional de IU amenaza con quitarle de candidato en la capital

Mauricio Valiente, en un acto como candidato celebrado el pasado 17 de enero. Ampliar foto
Mauricio Valiente, en un acto como candidato celebrado el pasado 17 de enero.

La salida de Tania Sánchez no ha acabado con la guerra interna en Izquierda Unida de Madrid. Sólo ha ampliado el campo de batalla.

El frente se ha desplazado ahora a la candidatura que encabeza Mauricio Valiente para el Ayuntamiento de la capital. En juego está que IU se presente a las elecciones junto a Podemos y Ganemos, que concurra por separado y compitiendo contra la alianza de esas dos fuerzas, o incluso que se presente de ambas formas y a la vez. Esto último sería posible por el desencuentro entre Mauricio Valiente, que dice abanderar a la mayoría de militantes de IU, y la dirección regional, que cree que se ha echado al monte y amenaza incluso con apartarle como candidato.

Valiente ganó las primarias de IU en noviembre con el 56% de votos de afiliados y el 61% de simpatizantes, ante al 33% en ambos casos de Raquel López, aspirante de la dirección regional.

El sector que abandera Valiente —y que antes lideró Tania Sánchez— afirma que es la dirección regional la que “se ha situado fuera” de IU. Unos y otros fían el futuro a la reunión de este fin de semana de la dirección federal.

Según fuentes de ambos sectores, de esa reunión podrían emerger dos escenarios: el menos tajante sería que el consejo político federal confirmara que el camino correcto es el emprendido por Valiente, en línea con lo acordado el viernes por una treintena de altos cargos de todo el país (Madrid votó en contra). Eso obligaría a la dirección regional a respaldar la convergencia con Ganemos y Podemos, frente a su plan de pactar como mucho una coalición.

Pero desde el sector crítico se espera un golpe en la mesa (que la dirección federal evitó dar hace semanas, lo que desembocó entonces en la marcha de Tania Sánchez) que le permita hacerse con el mando del partido en Madrid.

Hay un consenso generalizado, en todo caso, en que los perdedores del fin de semana serán los portavoces de IU en la Asamblea regional, Gregorio Gordo, y en el Ayuntamiento de la capital, Ángel Pérez, a los que la presidencia federal puede expulsar del partido por su presunta responsabilidad en el escándalo de las tarjetas opacas de Caja Madrid. Aunque ni siquiera eso podría ser definitivo. A Pérez y a Gordo sólo pueden echarles de sus puestos institucionales los diputados regionales y ediles de Madrid, respectivamente, que precisamente les confirmaron hace semanas contra el dictamen de la dirección federal.

A ello se suma que IU-Comunidad de Madrid tiene identidad jurídica propia, y podría rebelarse contra las decisiones de la dirección federal, tanto en lo referente a Gordo y Pérez como ante cualquier intento de intervenir en su dirección. En ese caso, la batalla se desplazaría al corazón de la formación: de quién son las siglas y quién puede usarlas en las urnas.

El precedente en la cabeza de todos es la escisión de Ezker Batua en 2011 (en ese caso, perdió el sector de la dirección federal).

Hoy esa pugna se materializó en un cruce de declaraciones y comunicados: a mediodía, Valiente aseguró: “Representantes de la mayoría militante de IU Comunidad de Madrid, coordinadores y candidatos municipales han reiterado ser el proyecto político de confluencia para construir la unidad popular. (…) La actual dirección regional se ha situado fuera de la organización, al ignorar las directrices federales de Izquierda Unida”. Le respaldaba el secretario general del Partido Comunista de Madrid, Álvaro Aguilera.

Acto seguido, la dirección regional afirmó que esas declaraciones “acercan cada vez más a Valiente a la puerta de salida de la organización, y de seguir actuando al margen y/o contra IU Comunidad de Madrid más pronto que tarde dejará de ser su candidato”.

Por la tarde, el Consejo de IU en la capital (con representantes de 15 de las 21 asambleas, las afines a la dirección regional) apostaba por la fórmula de coalición y desautorizaba a Valiente. Y, casi al mismo tiempo, éste reclamaba la renovación de todas las asambleas de la capital “para garantizar que representan la realidad” y exigía el respaldo de la dirección regional a su proyecto de convergencia con Ganemos y Podemos. En caso contrario, pedía a la dirección nacional que “desfederalice” IU-Comunidad de Madrid para “reconstruirla”.

La batalla no se limita al Ayuntamiento de Madrid, sino que puede influir también en el futuro político de Tania Sánchez. El sector de Mauricio Valiente, que se ve legitimado por la militancia, quiere ampliar la búsqueda de un pacto de convergencia a la Comunidad, lo que incluiría a Podemos, pero también a la plataforma lanzada hoy por Sánchez y Equo.

La exdiputada regional dejó IU por las trabas que la dirección regional puso a su proyecto de convergencia. Los obstáculos para que la izquierda reproduzca a nivel regional su acuerdo municipal parecen insalvables (sobre todo porque Podemos quiere concurrir en solitario y su secretario general, Pablo Iglesias, no tiene el control firme del partido en Madrid). Pero la decisión de la dirección federal sí puede allanar (o cortar) el camino para un reencuentro de IU y la plataforma de su excandidata regional, que hoy se presentó con Equo y llamó a “unificar” la propuesta electoral.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información