Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Festival del Circo de Figueres crece y es ya el segundo de Europa

82 artistas de 16 países desfilarán por un evento que cuesta 583.000 euros y que incorpora por vez primera actuaciones de Cuba, Nicaragua y Venezuela

Actuación del grupo chino Flag Circus en Figueres.
Actuación del grupo chino Flag Circus en Figueres.

El Festival Internacional del Circo Ciutat de Figueres (Alt Empordà) celebrará su ya cuarta edición desde el próximo día 26 hasta el 2 de marzo habiéndose convertido en el mayor evento circense de España y en el segundo de Europa, detrás del de Montecarlo. Un total de 82 artistas de 16 países —algunos inéditos hasta ahora en el festival, como Cuba, Nicaragua o Venezuela— desfilarán por la pista del evento, en el que están previstas catorce representaciones para más de 30.000 espectadores. Por ahora ya se han vendido 17.000 entradas.

La alcaldesa de Figueres, Marta Felip, y Genís Matabosch, director del Festival y presidente del Circus Arts Foundation, organizadora del certamen, presentaron ayer el programa, destacando la participación de 24 de las mejores atracciones que nunca se han visto en circos europeos, que competirán en dos programas paralelos. Para Matabosch, que un festival tan joven como el de Figueres se consolide como el segundo de Europa es algo muy importante: “Es fruto de una trayectoria, un reto y un esfuerzo titánico y continuo”. La notoriedad del festival también ha hecho que se doble el jurado oficial pasando de cinco a diez miembros.

Entre los artistas destacan los saltadores de la Troupe Bayramukov de Rusia, el ilusionista catalán Raul Black, el venezolano Agiostino Malteses con su Péndulo de la Muerte y los malabaristas Andrii Maslov (Ucrania) y Yohanes Moges Shbru (Etiopía). También estarán el cómico chileno Matute, los trapecistas Mongolian Angels (Mongolia), los artistas rusos de la cinta aérea Ekaterina Rubtsova y Dmitrii Efremkim y los acróbatas nicaragüenses Duo Solís.

La gran novedad será la instalación de una gran carpa central única en Europa y de avanzada tecnología. Tiene capacidad para 2.214 espectadores en butacas individuales sobre una grada más inclinada y con ausencia de columnas, lo que concede total visibilidad. Gracias a esa cubierta se podrán ver números de acróbatas aéreos y de trapecistas de primer nivel, como los Circo Nacional de Pyongyang, que hasta ahora no tenían cabida.

También se ha organizado un programa paralelo con una veintena de actividades entre las que destacan cinco exposiciones, tres conferencias y tres presentaciones de libros relacionados con el circo; se da cabida a ello porque se pretende “difundir las artes del circo como una parte de nuestra cultura”, indicó Matabosch. La única actividad de pago será la actuación del payaso italiano David Larible, en el Teatro Municipal El Jardí.

El presupuesto es de 583.000 euros, de los que un 62% (360.000 euros) sale de las cuentas del festival; un 23% (133.000 euros) lo aportan las administraciones y el 15% final (90.000 euros) es de patrocinios privados.