Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Galgos de largo recorrido

El candidato de IU, Antonio Maíllo, luchará para no ser barrido por Podemos

El titular resumía el drama: La presión de Podemos pone a IU en riesgo de desaparecer. Estaba en la primera página de este periódico hace unos días y, aunque se centraba en la crisis que vive IU en Madrid, de alguna manera afecta al resto de comunidades.

En Andalucía, esa presión de Podemos se refleja en la pérdida de IU del tercer puesto en el favor de la ciudadanía, ocupado ahora por el partido de Pablo Iglesias.

En las anteriores elecciones autonómicas, la federación de izquierdas obtuvo el 11,34% de los votos y 12 diputados. Hoy, las últimas encuestas le dan alrededor del 8% y una pérdida de hasta cinco diputados. Un serio revés.

¿La crisis de Madrid y la presencia de Podemos minarán a IU? Antonio Maíllo, su coordinador regional, rechaza la mayor: la crisis de Madrid no afectará a Andalucía porque aquí tienen “un proyecto muy vertebrado”.

Cierto: desde que en junio de 2013 Antonio Maíllo fuera elegido coordinador regional con el 83,8% de los votos, IU ha vivido una transición ejemplar, con el “soldado” Valderas, como se ha calificado él mismo, en la vicepresidencia del Gobierno y el propio Maíllo actualizando el discurso del partido.

Pero mientras IU rejuvenecía con Maíllo, física y políticamente, la rama andaluza de Podemos crecía hasta casi duplicarle en votos. Podemos resta apoyos a todos los partidos, fundamentalmente a PSOE e IU. Aunque en Andalucía la explosión de Podemos no ha alcanzado la misma fuerza que a nivel nacional, en donde se ha situado la primera o segunda formación en estimación de voto (según Metroscopia y el CIS respectivamente).

La estrategia de Maíllo para sobrevivir al efecto Podemos pasa por definirse como una formación de izquierdas. Sin medias tintas. Un partido que propone políticas decididamente izquierdistas. Son las que quería impulsar desde el Gobierno de coalición con el PSOE. Un pacto que se vio interrumpido bruscamente porque la presidenta Díaz “tenía alergia” a esas políticas, en palabras de Maíllo.

Para demostrarlo, el candidato a la presidencia de la Junta el próximo 22 de marzo va anunciando sus primeras medidas si accede a la presidencia, empezando por “garantizar a las familias sin ingresos el suministro de agua y luz”. Le seguirá la creación “por decreto ley” de una banca pública.

Maíllo aspira a la presidencia convencido de tener “un programa ejecutable, capacidad de gobierno y coherencia política”. Amén de resistencia para la dura carrera que le aguarda. Carrera que soportarán si, como dijo hace unos días Cayo Lara en Conil, los militantes de IU son “galgos de largo recorrido, que vienen de lejos y van más lejos todavía”. El 23 de marzo sabremos si estaban bien entrenados.   

@JRomanOrozco