2.000 vecinos de Castellar-Oliveral protestan contra el PGOU de Valencia

La pedanía protesta contra la reclasificación de huerta para la ampliación de dos autovías La oposición de la capital solicita un consejo agrario extraordinario para alegar al plan EU reclama que no se amplíe el campus de la Politécnica a costa de más suelo agrícola

Vecinos de la pedanía de Castellar-Oliveral protestan contra la revisión del PGOU
Vecinos de la pedanía de Castellar-Oliveral protestan contra la revisión del PGOU

Unas 2.000 personas se han manifestado este sábado en la pedanía de Castellar-Oliveral contra la revisión del Plan General de Ordenación Urbana de Valencia, que el Gobierno local de Rita Barberá se propone sacar adelante antes de las elecciones municipales de mayo. La asociación de vecinos se opone a la nueva planificación porque destruye huerta protegida.

El plan general incluye una reserva de suelo para la posible ampliación de las autovías V-30 y V-31, así como la construcción de un ramal del tranvia de FGV que llegaría desde Pinedo, otra de las pedanías de Valencia, y que atravesaría el casco histórico de Castellar-Oliveral. 

La asociación se ha movilizado para presentar alegaciones y se ha unido a la plataforma Per l'Horta, que ha reunido apoyos en amplios sectores ciudadanos contra la reclasificación de 415 hectáreas de huerta, según el Ayuntamiento, -la oposición las eleva a 700 hectáreas- para la construcción de 17.000 nuevas casas.

La manifestación ha salido a las once de la mañana de la plaza de Castellar y se ha organizado además una marcha en bicicleta que ha salido a las 10 de la Ciutat de les Arts i les Ciències para mostrar su rechazo al nuevo planeamiento urbanístico.

Por otro lado, los representantes del PSPV, Compromís y EU en el Consejo Agrario Local de Valencia han solicitado por registro de entrada la convocatoria extraordinaria para presentar alegaciones a la revisión del PGOU, sobre todo por la destrucción de terreno agrícola de huerta que está en producción. "La agricultura de proximidad se ha convertido en un sector refugio en la coyuntura económica actual, además de que existen decenas de miles de viviendas vacíos y parcelas para urbanizar dentro de los planes urbanizadores fracasados", añaden.

Más campus politécnico a costa de la huerta

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El portavoz del grupo de Esquerra Unida en el Ayuntamiento de Valencia, Amadeu Sanchis, ha exigido este sábado la retirada de la ampliación del campus de la Universitat Politècnica de València (UPV) con el fin de proteger "la poca huerta que queda" en el norte de la ciudad.

El concejal solicitará una reunión con el rector de la UPV para trasladarle esta petición y apelar "al sentido científico" para ahondar en la protección del entorno medioambiental, ha explicado en un comunicado.

Ha calificado de "vergüenza" que sea precisamente una universidad "la que vaya a encabezar la agresión más brutal contra el principal entorno medioambiental de nuestra ciudad", y propone la expansión "pero no a costa de la huerta" si no rehabilitando barrios como el Cabanyal o a través de otras fórmulas como la de la Universitat de València, que no tiene un único campus.

A su juicio, "no hay ninguna justificación ni necesidad de hacerla para llegar a una previsión de cerca de 850.000 habitantes y, por tanto, volvemos a insistir en que es una idea ya equivocada en 2007 pero injustificada en 2014".

Ha señalado que el Plan de Acción Territorial de Protección de la huerta de Valencia aún no ha sido aprobado.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Cristina Vázquez

Periodista del diario EL PAÍS en la Comunitat Valenciana. Se ha ocupado a lo largo de su carrera profesional de la cobertura de información económica, política y local y el grueso de su trayectoria está ligada a EL PAÍS. Antes trabajó en la Agencia Efe y ha colaborado con otros medios de comunicación como RNE o la televisión valenciana À Punt.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS