Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez ve prioritario reindustrializar una economía como la valenciana

El líder del PSOE, contra la “competencia a la baja” del impuesto de sucesiones y donaciones

Pedro Sánchez, este lunes, entre Ximo Puig y Francisco Puchol, presidente del Club de Encuentro.
Pedro Sánchez, este lunes, entre Ximo Puig y Francisco Puchol, presidente del Club de Encuentro.

El próximo fin de semana está previsto que Pedro Sánchez cierre la conferencia autonómica de su partido. Será la tercera vez en quince días que el secretario general del PSOE habrá visitado Valencia. Lo hizo el 17 de enero para el acto de presentación de Joan Calabuig como candidato a la alcaldía, lo hizo este lunes para pronunciar una conferencia en el Club de Encuentro Manuel Broseta y lo hará el 1 de febrero para la reunión federal centrada en la política autonómica. En las tres ocasiones ha tenido como acompañante al líder de los socialistas valencianos, Ximo Puig, que ve así arropada desde la dirección del partido su candidatura a la presidencia de la Generalitat. En el Club de Encuentro, Puig ejerció de presentador del dirigente del PSOE. Y destacó: “Ha venido más veces en sus primeros 100 días de secretario general que el presidente del Gobierno en toda la legislatura”.

“Hemos conseguido que venga Montoro”, añadió Puig con sorna, en referencia a que el ministro de Hacienda se entrevistará finalmente el sábado con los empresarios valencianos, tras meses de espera, coincidiendo con el cónclave que reúne a los líderes autonómicos socialistas en Valencia. Ante un auditorio para el que resultaron muy insuficientes las 500 sillas que, según el presidente del Club de Encuentro, Francisco Puchol, se habilitaron para el acto, con representantes del mundo empresarial, universitario, social y político, el secretario general del PSOE desgranó su propuesta económica. Y si a la entrada explicó a los periodistas que la Comunidad Valenciana es “una pieza central” en la renovación política que propone, y se comprometió de nuevo con la reforma del sistema de financiación y el impulso al corredor mediterráneo, a lo largo de su intervención hizo algunos guiños más a la sociedad valenciana.

“Cuando pienso en Valencia, pienso en trabajadores y empresarios que son gente honesta”, dejó caer a modo de respuesta a la alusión del presidente del foro donde intervenía, que se quejó en la introducción de que se identifique a la Comunidad Valenciana con la corrupción. Sánchez se postuló como un dirigente que pretende “un cambio tan profundo” como el que protagonizó Felipe González en los años ochenta del siglo pasado. Si González hizo posible la España de los derechos y José Luis Rodríguez Zapatero la de las libertades, el actual líder del PSOE se propone, según confesó, construir “la España de las oportunidades”, con la vista puesta en “la clase media trabajadora” a la que las políticas del Gobierno de Mariano Rajoy han castigado.

“Hay que reformar sí o sí el sistema de financiación autonómica”

En ese contexto, Sánchez, que reconoció que se está produciendo una recuperación en algunos datos macroeconómicos, repasó lo que denominó “la agenda para una recuperación justa”. El reequilibrio de las relaciones entre empresarios y trabajadores, la reforma del sistema fiscal, la internacionalización de la economía, la reducción del excesivo endeudamiento privado o afrontar el envejecimiento demográfico son algunos de los aspectos que desgranó.

También aludió a la necesidad de afrontar los “desequilibrios territoriales”. Y reiteró que “hay que reformar sí o sí el sistema de financiación autonómica” para que comunidades como la valenciana vean reconocido su peso en cuanto a población. Dentro de esa referencia territorial, el líder del PSOE propuso “el fin de la competencia a la baja de impuestos como el de sucesiones y donaciones”, que están en manos de las Administraciones autonómicas.

Para Pedro Sánchez, el déficit por cuenta corriente, la deuda externa, es “el talón de Aquiles” de la economía española. Por ello, es importante, añadió, “la reindustrialización de nuestro país y de una comunidad como la valenciana”. El secretario general del PSOE dijo haber hablado mucho de ello con Ximo Puig y se mostró contrario a quienes piensan que “la mejor política industrial es la que no existe”. Sánchez reivindicó el papel del sector público y la apuesta “por sectores estratégicos”.

“No estamos por las prospecciones petrolíferas, no creemos en el fracking”, aseguró el dirigente socialista durante su conferencia, en la que apostó por el ahorro energético y la rehabilitación porque “la energía más importante es la que no se consume”. La regeneración democrática, la ejemplaridad en la vida pública y la reforma del sistema electoral, con la introducción de las listas abiertas, fueron otros asuntos que apuntó Sánchez, quien repitió que “España quiere cambio y seguridad”.