Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Protesta luminosa en La Vila Joiosa para reclamar alumbrado

Los vecinos reclaman la urbanización de una zona que lleva esperando el alcantarillado y asfaltado 20 años

Los vecinos de la urbanización Montiboli de La Vila Joiosa durante la protesta. Ampliar foto
Los vecinos de la urbanización Montiboli de La Vila Joiosa durante la protesta.

A oscuras y con linternas se ha manifestado este jueves un centenar de vecinos de la urbanización Montiboli, en el municipio costero de La Vila Joiosa, en Alicante, un pueblo de aproximadamente 33.000 habitantes. Reclaman para sus calles, entre varias necesidades, precisamente lo que les faltó en la concentración: luz. Desde hace más de 20 años que está pendiente la urbanización de este barrio frente al mar, que nació como un proyecto de lujo y todavía hoy es un espacio por asfaltar.

“Este año he pagado 700 euros de IBI por vivir en un lugar que no tiene ni alcantarillado”, protesta José María Espadiñas, presidente de la Asociación de Vecinos Montiboli. Espadiñas describe un escenario de fosas asépticas, barrizales, de casas que en muchos casos se alumbran con luz de obra. No hay postes de alumbrado, no hay contenedores de basura, los agujeros de lo que iba a ser las bocas de alcantarilla son huecos rellenos de piedras. Y como contraste, en plena escena, un hotel de lujo de cinco estrellas con el nombre de la urbanización, uno de los pocos que se encuentran en la provincia alicantina.

En esta urbanización, las tomas de agua potable se hacen con mangueras que cuelgan fuera de las casas y se pierden por la calle. El contrato de agua necesita de una licencia de primera ocupación, figura que el Ayuntamiento no otorga a no ser que la urbanización sea completa. “Es la pescadilla que se muerde la cola”, apostilla Espadiñas.

Al parecer del Ayuntamiento, la culpa del porqué está zona lleva dos décadas sin urbanizarse se debe a la desaparición de las promotoras y constructoras que edificaron el lugar. Sin embargo, a cinco meses de las elecciones, el consistorio ha incumplido la promesa realizada a los vecinos en 2014 y que preveía el comienzo de la urbanización.

En un principio, el Gobierno de La Vila calculó en mayo de 2014 el coste de la urbanización en unos cuatro millones, de los cuales tres los aportarían los vecinos. Cada propietario de parcela aportaría entre 18.000 y 24.000 euros aproximados, dependiendo del terreno que tenga. Ahora, cuentan estos, desde Urbanismo se les dice que el coste sería de nueve millones.

El concejal responsable, Jeromi Lloret, explicó en rueda de prensa este viernes que cualquier solución técnica para urbanizar el Montiboli pasa por un desembolso vecinal que ronda los 54.000 euros por parcela. Los problemas económicos acarreados por la crisis serían el principal motivo por el cual el Ayuntamiento no puede afrontar su parte. El Ayuntamiento, informó Lloret, se encuentra redactando el proyecto de alcantarillado y canalización de agua. Y los vecinos desconfían.