Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Daniel Fernández dimite como diputado a raíz del ‘caso Mercurio’

El Parlament le ha negado mantener el cargo sin sueldo para seguir siendo aforado

De izquierda a derecha, Núria Marín, Daniel Fernández y Pere Navarro, en la ejecutiva del PSC.
De izquierda a derecha, Núria Marín, Daniel Fernández y Pere Navarro, en la ejecutiva del PSC.

El diputado socialista Daniel Fernández ha presentado este miércoles su dimisión como parlamentario. La decisión se ha precipitado después de que el Parlament le negara esta misma mañana su petición de mantener el escaño sin sueldo. A Fernández le interesaba seguir siendo diputado para mantener el estatus de aforado ante su próxima cita judicial. Y es que Fernández, imputado en el caso Mercurio, se sentará en el banquillo de los acusados el próximo 28 de enero y afronta una petición de dos años de cárcel del fiscal por tráfico de influencias.

El Parlament ha aprobado esta mañana, en votación secreta, rechazar la petición presentada por el parlamentario para mantener el acta sin sueldo ni poder votar, a la espera de la sentencia que ha de dictar el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña por su intermediación en la contratación de un cargo de confianza en el ayuntamiento de Montcada i Reixac. Por ese mismo caso tambén se sentarán en el banquillo la alcaldesa de la población y el exalcalde de Sabadell Manuel Bustos.

Fernández, que hoy no ha asistido al pleno, amparaba su petición en un artículo del reglamento del Parlament que permite esa curiosa situación que no se ha aplicado nunca desde el restablecimiento de la autonomía. Para ser aprobada la petición se requería la mayoría absoluta de la cámara (68 diputados), pero ha sido rechazada al lograr solo 67 votos a favor, 33 en contra y 26 abstenciones Pese al carácter secreto de la votación el resultado indica que solo la han secundado CiU y PSC, que se han abstenido PP e Iniciativa y que el resto de partidos han votado en contra.

Gemma Calvet (ERC) ha anunciado que su partido votaría en contra porque "la situación de continuidad que pide es posible, pero no debe admitirse" por respeto institucional y de regeneración democrática.

Carina Mejías (Ciutadans) le ha pedido que dimita como diputado, que es la postura que siempre ha defendido su partido en caso de imputación de un cargo público. Del mismo modo, David Fernández (CUP) ha explicado que la petición del diputado del PSC comportaba una "complicidad y connivencia" con la corrupción y ha recordado que dos diputados que estaban en situaciones similares ya han dimitido. Son Jordi Cañas (Ciutadans) y Oriol Pujol (CiU), imputados en sendos procesos judiciales.

El diputado de la CUP ha aprovechado su intervención para reclamar también que el diputado nacionalista Xavier Crespo, exalcalde de LLoret de Mar (CiU), dimita del Parlament porque está acusado de soborno y prevaricación en un caso que le relaciona con la mafia rusa.

Maurici Lucena, portavoz del PSC, ha defendido la petición de su compañero de bancada al considerar que suponía un equilibrio entre la presunción de inocencia y la responsabilidad política y ha llegado a pedir que se aplique "por defecto" en todos los casos.

Lo que ha reclamado Lucena -en contra de lo que dice el código ético del PSC y el programa electoral de los socialistas en las elecciones de 2012- es que, pese a que se abra juicio oral contra un diputado, no ya que se le impute, pueda mantener el acta a la espera de sentencia. Eso permitiría, en caso de absolución en primera instancia, su rehabilitación política, que era la intención de Daniel Fernández.

El asiento vacío dejado por Fernández en el Parlament lo ocupará David Pérez, en la actualidad gerente del PSC y que ya había sido diputado autonómico. Pérez ocupará el escaño tras la renuncia de las dos diputadas que le precedían en la candidatura que presentó el partido en las elecciones de 2012: Maria Soler, alcaldesa de Abrera (Baix Llobregat) y Caterina Mieras, exconsejera de Cultura con el tripartito.