Elecciones Andaluzas

Díaz recibe el apoyo del PSOE andaluz para adelantar las elecciones

La presidenta detalla a su federación los motivos de una posible ruptura con IU

Susana Diaz, antes de su encuentro con los secretarios provinciales del PSOE.
Susana Diaz, antes de su encuentro con los secretarios provinciales del PSOE.PACO PUENTES

La presidenta de la Junta de Andalucía, la socialista Susana Díaz, ha mantenido este martes una reunión con los ocho líderes provinciales del PSOE en la que ha trazado un escenario de crisis profunda, casi de ruptura, con Izquierda Unida, su socio de Gobierno. En el encuentro, previsto desde hace dos semanas para analizar las próximas elecciones municipales, Díaz ha hecho un recorrido por los sucesivos desencuentros que ha tenido en el último año con IU, como el conflicto por el desalojo de la Corrala Utopía, pero ha fijado el punto de inflexión en la asamblea que su socio en el Ejecutivo autónomo celebró el pasado 20 de diciembre.

En esa asamblea de IU, se facultó a la dirección de esta coalición a convocar un referéndum entre sus militantes sobre su continuidad o no en el Gobierno andaluz si no salían adelante algunas de las leyes pactadas en el acuerdo de coalición.

Susana Díaz, según fuentes presentes en la reunión, no ha avanzado nada sobre sus intenciones definitivas sobre el adelanto de las elecciones autonómicas en Andalucía, una decisión que tendrá que tomar en los próximos días. El martes venidero es el último que la presidenta de la Junta tiene para poder adelantar las elecciones andaluzas a marzo (previsiblemente el 22), que se celebrarían dos meses antes que las municipales.

Más información

La presidenta andaluza, según fuentes próximas, sigue meditando la decisión, aunque todos los indicios apuntan a que se decidirá por anticipar los comicios autonómicos. En la reunión, todos los líderes provinciales han mostrado su respaldo a Díaz ante la decisión que finalmente adopte. No ha habido objeciones al análisis que ha hecho la líder de los socialistas andaluces sobre la situación política en la comunidad, pero sí se ha abordado el riesgo de ser la primera plaza en la que se medirá el empuje de Podemos, que amenaza con romper el bipartidismo en el mapa político español.

La formación que dirige Pablo Iglesias está ahora mismo en el proceso para elegir su dirección en Andalucía y es seguro que la encabezará la eurodiputada Teresa Rodríguez, representante del sector crítico de Podemos. Díaz, según estas fuentes, es consciente de este riesgo, pero también está convencida de que podrá imponerse al fenómeno que supone la formación política emergente. Podemos, según las encuestas que manejan los partidos, irrumpirá con fuerza en el Parlamento andaluz, pero el partido más votado, a día de hoy, sería el PSOE.

La presidenta andaluza no se ha movido un milímetro de la tesis que mantuvo el lunes, cuando por primera vez dijo que no tenía estabilidad en su Gobierno y abrió el camino para un posible adelanto electoral. “Confío en que todos recapacitemos y sepamos lo que es estar en un Gobierno de nueve millones de personas, que es la esperanza para los ciudadanos. Si no es así, hablarán los andaluces”, ha afirmado. También ha dicho que quiere un Gobierno “fuerte y sólido” para gestionar la recuperación económica.

Sí ha salido al paso de las lecturas acerca de que el adelanto electoral en Andalucía a marzo puede ser el primer movimiento para presentarse a las primarias del PSOE federal para elegir candidato a la presidencia del Gobierno. “Mi compromiso es con Andalucía, a eso es a lo que me voy a dedicar y a dejarme la piel y ya lo he dicho ni estoy en eso ni lo voy a estar”, ha afirmado la dirigente socialista. El PSOE tiene previsto celebrar sus primarias en julio, mes en el que nacerá el primer hijo de Díaz.

La federación duda sobre el Sáhara y vincula el referéndum al cumplimiento del pacto

La crisis en el Gobierno andaluz tiene un momento clave: la asamblea que IU celebró el pasado 20 de diciembre en la que se facultó a la dirección a convocar un referéndum entre sus militantes el próximo verano para decidir si continúa o no en el Ejecutivo autónomo en caso de que no hayan salido adelante algunas de las leyes prioritarias para la federación. Se trata de las leyes de renta básica, banca pública, violencia de género y agricultura integral. Estas normas forman parte del acuerdo de coalición entre PSOE e IU.

El referéndum, en realidad, no está convocado. Ese día lo que se aprobó fue autorizar a la dirección de IU a convocarlo en caso de que no se cumpliera el calendario legislativo. IU subraya que si se cumple este calendario no habrá consulta de ninguna de las maneras, pero los socialistas entienden que es un baldón innecesario para el Gobierno.

El segundo desencuentro entre los dos socios, pero en un nivel muy inferior, es el viaje que el vicepresidente de la Junta, Diego Valderas (IU), tenía programado a los campamentos saharauis de Tinduf (Argelia). Tras la negativa de Susana Díaz al viaje, Valderas dijo que abría un periodo de reflexión para analizar qué decisión tomaba y que, en cualquier caso, hablaría con la presidenta de la Junta. Valderas mantiene la duda sobre si hará el viaje, pero sí ha sugerido que se podría aplazar si era inoportuno para no enturbiar las relaciones con Marruecos.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50