Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una campaña invita a “botar” por la infancia

Fundesplai recauda fondos para los niños más desfavorecidos

Casi el 27,3% de los menores de 16 años viven en situación de pobreza

La campaña #botaxla infancia.
La campaña #botaxla infancia.

Los alumnos de primaria del colegio Lavinia han ido de excursión esta mañana al esplai de niños y adolescentes de Bellvitge en Hospitalet de Llobregat. Acompañados de sus dos jóvenes profesoras, han disfrutado de una jornada de juegos y actividades en la sala lúdica, guiados por los monitores voluntarios de la asociación Fundesplai. Esta organización catalana cumple 45 años, durante los que se ha dedicado a la creación de campamentos de verano y colonias gratuitas para niños, a impulsar actividades educativas y lúdicas, financiar excursiones o hacer charlas para prevenir la drogodependencia entre los jóvenes, cosa que muchas familias, hoy día, no pueden permitirse.

“Los niños han de ser felices y no pueden esperar a que pase la crisis porque entonces, ya no serán niños”, así lo ha explicado Josep Maria Valls, uno de los portavoces de Fundesplai que ha presentado hoy la nueva campaña "#botaxlainfancia” en el Esplai de Bellvitge. La iniciativa pretende recaudar fondos para seguir ayudando al correcto desarrollo de la infancia que se ha convertido en uno de los sectores más vulnerables con el agravamiento de la crisis económica en España y el empobrecimiento de gran parte de la población. Cerca de un 27,3% de los menores de 16 años en Cataluña viven en situación de pobreza, según datos de Idescat. “Esto está pasando aquí, en nuestra vida cotidiana”, explica Valls.

Otro de los objetivos de la campaña es el de sensibilizar a la gente y los partidos políticos e insistir en que las políticas para la infancia tienen que ser prioritarias y no pueden quedar solo en el papel. El Pacto Nacional para la Infancia que redactó la Generalitat debe aplicarse como medida urgente, apunta el director del Esplai de Bellvitge, Xavi Castellano. Precisamente por eso, #botaxlainfancia ha empezado en un año cargado de campañas electorales con motivo de las próximas elecciones municipales en mayo y las autonómicas en septiembre.

Para colaborar en la recaudación de fondos solo hay que hacer una cosa: botar. Con cada salto o bote en el aire, seguido de una foto que se sube a la web de Fundesplai y a las redes sociales con el hashtag #botaxlainfancia, las empresas que ya colaboran con la ONG donarán un euro a la causa.

Al acto de presentación han acudido miembros de la formación y personas que se han beneficiado de las ayudas ofrecidas y han contado sus experiencias. Por ejemplo, Tamara Morell, madre de dos niños de 4 y 5 años. Llegó a Barcelona hace 10 años desde Cuba. Empezó a mandar a sus hijos a las colonias de verano para que pudieran divertirse durante las vacaciones y ahora ha ganado una beca de comedor para ambos: “Los niños tuvieron comida, salidas a museos e incluso al zoo que es carísimo y yo nunca lo hubiera podido pagar”.

Otra protagonista es Teresa Llobet, directora de la escuela El Gornal de Hospitalet de Llobregat. Llobet explica que la mayoría del alumnado del centro, en total 150 alumnos, vive en condiciones precarias por eso la donación de material escolar ha facilitado mucho la labor de los profesores. Uno de los mayores problemas del centro es el absentismo escolar de los niños, sobre todo los de etnia gitana, porque muchos padres no se ocupan de llevarlos o no ven necesario el aprendizaje que aporta la escuela.

María Bruno, directora del área de jóvenes internacional y social de Fundesplai, calcula que la demanda de becas escolares (comedor, ropa, material) se ha incrementado un 45%. “Las familias que las piden constituyen un perfil en riesgo de exclusión, en situación de paro, algunas son de origen inmigrante y otras son monoparentales. La situación ha empeorado en los últimos cinco años”, así concluye la rueda de prensa Bruno.

A las puertas del Esplai de Bellvitge, mayores y pequeños botaban desde una colchoneta colocada para la ocasión. Riéndose y fotografiándose unos a otros, como si estuvieran flotando en el aire, para que todos los niños y niñas gocen de una infancia digna y sobre todo divertida.