Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las universidades firman ‘in extremis’ el acuerdo que alivia sus cuentas

Los cinco convenios suscritos un día antes de acabar el año les proporcionan liquidez e inversiones plurianuales

Los rectores de las universidades públicas con Fabra, Català y Moragues.
Los rectores de las universidades públicas con Fabra, Català y Moragues.

El Consell ha cerrado esta mañana in extremis un acuerdo con los rectores de las cinco universidades públicas valencianas por el que la Generalitat enjuga la mitad de la deuda de casi 800 millones de euros generada los últimos años y que ya reconoció en un convenio "firmado por las cinco instituciones en mayo de 2008", como recordó el portavoz de los rectores, Vicent Climent.

El cumplimiento de aquel convenio ha sido "muy reivindicado" por las universidades a lo largo de este sexenio. Climent ha mostrado "satisfacción" por el acuerdo cerrado tras el trabajo "intenso" desarrollado por la dirección de las universidades con las consejerías de Hacienda y Educación en el último año.

"Confiamos por tercera vez en el Consell"

María José Català, Esteban Morcillo y Juan José Moragues firman los convenios de la deuda.
María José Català, Esteban Morcillo y Juan José Moragues firman los convenios de la deuda.

j. M. J.

La deuda antigua se reducirá con los convenios firmados hoy a 382 millones de euros, "si la Generalitat cumple con sus compromisos", ha matizado el rector de la Universitat Jaume I, Vicent Climent, para añadir acto seguido: "Confiamos por tercera vez en ella, a la tercera va la vencida".

La deuda comenzó a generarse en 2004. Como la Generalitat no podía satisfacer la deuda a corto plazo, en 2008 se firmó un convenio que fraccionaba en 14 anualidades el pago de la deuda pendiente a 31 de diciembre de 2004. Asimismo, contemplaba el plan de inversiones atrasado de todas las universidades y una cantidad adicional de intereses para compensar la pérdida de valor del capital por el aplazamiento de pago de la deuda.

"Las catorce anualidades sumaban 891 millones de euros", ha certificado Climent, fijando lo que se ha llamado deuda "histórica" o "antigua" de la Generalitat con las universidades. En 2011 las partes suscribieron una modificación del convenio de 2008, dadas las dificultades económicas que comenzaba a experimentar la Generalitat, "supuestamente transitorias".

Climent ha recordado que la Generalitat apenas tardó nueve meses en anunciar "el incumplimiento de los pagos recogidos", además de "una rebaja del financiación del sistema universitario público desproporcionada". Ese anuncio supuso que la deuda antigua antigua, que todavía por satisfacer por la Generalitat es de casi 769 millones de euros". Con los convenios firmados este martes se reduce a la mitad.

Ese esfuerzo ha ido dirigido a "resolver" ese incumplimiento y hallar una solución "viable", lo que significa "ajustada a la realidad actual de la sociedad valenciana", es decir, de precariedad, y "satisfacer a las cinco universidades públicas en situaciones muy diferentes y asimétricas".

Los rectores Esteban Morcillo (Univesritat de València), Francisco Mora (Universidad Politécnica), Manuel Palomar (Universidad de Alicante), Jesús Tadeo (Universidad Miguel Hernández) y el mismo Climent por la Jaume I, han firmado convenios específicos para cada universidad con los consejeros María José Català y Juan Carlos Moragues. La firma se ha celebrado ante el presidente Allberto Fabra in extremis, puesto que debía hacerse antes de acabar el año para que sus beneficios comenzaran a contar en el ejercicio que ahora acaba y a reflejarse en los presupuestos universitarios del próximo año.

Sin embargo, la deuda "antigua" o "histórica" comenzó a generarse hace 10 años, en 2004, porque la Generalitat Valenciana dejó de consignar en sus presupuestos una parte de la financiación que correspondía a las cinco universidades, en aplicación del Plan Plurianual de Financiación entonces vigente.

En pocos años se acumuló una deuda considerable con el sistema público universitario valenciano, justamente en una época, ha subrayado Climent, que "más bien se podría verse como de esplendor económico a tenor de los proyectos que se impulsaban desde la Generalitat Valenciana", presidida por Francisco Camps.

Con los convenios firmados el 30 de diciembre de 2014, la Generalitat asume la titularidad y carga financiera de los préstamos y de las pólizas de crédito contraídas por las universidades valencianas; la programación de la construcción de equipamiento e infraestructuras necesarias con un calendario de tres años, y una compensación financiera como contraprestación del avance que las universidades han tenido que hacer sobre la programación de pagos pactada en 2008 que no se ha cumplido.

Cada universidad, lo suyo

La modificación de los convenios es una continuación del acuerdo tomado por el Consell el pasado 12 de diciembre por el que la Generalitat asumía la titularidad de parte de la deuda contraída por las instituciones académicas, por un importe máximo global de 284,4 millones de euros, informa el gobierno autonómico. El resultado final por universidades queda as:

Con la Universitat de València, la Generalitat asume 104,4 millones de euros así como la deuda derivada de la ejecución de las inversiones del Campus de Excelencia por un importe de 9,4 millones de euros.  En los próximos tres años, esta universidad recibirá 13 millones de euros para la construcción y equipamiento de la Clínica Veterinaria.

La deuda asumida de la Universidad Politécnica será de 117,7 millones de euros, por un lado, además de 9,2 millones de euros de la deuda derivada de la ejecución de las inversiones del Campus de Excelencia.

De la Universidad de Alicante la Generalitat asume 40,9 millones de euros de deuda, así como la deuda derivada de la ejecución de las inversiones del Campus de Excelencia por un importe de 1,9 millones de euros. Recibirá 8,9 millones de euros para infraestructuras en el periodo comprendido entre 2015-2017, para el proyecto de reforma de la antigua Facultad de Educación, la reforma del Edificio Ciencias III y la Urbanización del Parque Científico.

En el caso de la Universitat Jaume I de Castellón la Generalitat asume una deuda de 21,1 millones de euros así como la deuda derivada de la ejecución de las inversiones en el Campus de Excelencia por un importe de 1,5 millones de euros. Recibirá asimismo 17,7 millones de euros en los próximos tres años para la Facultad de Ciencias de la Salud.

El gobierno autonómico asume la deuda de la Universidad Miguel Hernández de Elche derivada de la ejecución de las inversiones en el Campus de Excelencia por un importe de 1,4 millones de euros. Además recibirá, en los próximos tres años, 8,5 millones de euros para el proyecto de Construcción y Equipamiento de un edificio departamental. En los presupuestos para 2015 se incluye una dotación presupuestaria de seis millones de euros para financiar los gastos corrientes, dado que esta universidad no ha recurrido al endeudamiento.

Según informa la Generalitat, las universidades dan por extinguidas, a la firma del convenio, las cantidades correspondientes a la repercusión financiera del aplazamiento de la deuda pendiente. En el caso de la Universitat de Valencia la cantidad es de 3,7 millones de euros, la Universidad de Alicante 2,2 millones de euros, la Universidad Jaume I es de 560.000 euros, la Universidad Miguel Hernández de Elche es de 4,1 millones de euros y la Universitat Politècnica de València es de 7,2 millones de euros.