Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Familiares de ‘miguelianos’ piden a la Iglesia ayuda para rescatarlos

Los adeptos al grupo de Miguel Rosendo se resisten a volver a sus casas

Familiares de los ‘miguelianos’, ayer en una conferencia de prensa en Moaña (Pontevedra).
Familiares de los ‘miguelianos’, ayer en una conferencia de prensa en Moaña (Pontevedra).

Los familiares de los adeptos a La Voz del Serviam, el grupo que pretendía suceder a la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel, se personarán como acusación particular en la causa que sigue el Juzgado de Instrucción 1 de Tui contra el fundador de esta agrupación, Miguel Rosendo, en prisión provisional por abusos sexuales y asociación ilícita cometidos supuestamente desde la sede del grupo en Oia. Cuatro matrimonios, padres de hijas que permanecieron fieles a la agrupación religiosa tras ser destituido Rosendo, comparecieron en rueda de prensa en Moaña por segunda vez, la primera desde que se produjeron los arrestos del líder de la presunta secta y de su mano derecha, Marta Paz, tras el registro del chalé de Collado-Villalba (Madrid) al que se habían trasladado al perder el favor del Obispado de Tui. Precisamente con el obispo, Luis Quinteiro, tienen previsto reunirse los afectados hoy para analizar el caso y reclamarle esfuerzos a fin de influir en las en torno a 40 personas que todavía siguen ligadas al grupo proscrito. En la investigación están imputadas otras dos personas por asociación ilícita, también con vínculos pasados a Orden y Mandato.

 En la comparecencia pública llevó la voz Joaquín García, padre de una de las tres religiosas miguelianas, monjas solo para los fieles de la orden pero sin consagrar por la Iglesia, que lideraban a un grupo de 20 instaladas hasta esta semana en una casa de San Lorenzo de El Escorial. García anunció que los afectados darán un paso atrás en tanto se desarrolla la investigación judicial y confió en ir recuperando el contacto con los fieles a Rosendo poco a poco.

Los familiares consideran que el grupo sigue teniendo sostén económico y en ese sentido indican que hay tres sacerdotes que desde Madrid han seguido dando apoyo a La Voz del Serviam, y que la mayoría de las miguelianas que dejaron el chalé de Collado siguen bajo el influjo de la presunta secta porque sus parientes tampoco han renegado de ella. “Hay familias que están encantadísimas con que las chicas vivan así, no vamos contra ellas, solamente actuamos por el bien de nuestras hijas”, recordaron. “El Papa ya sabe”, aseguró Joaquín García, que confía en que Francisco I influirá para convencer a las miguelianas de que vuelvan al redil.

Las familias recibieron una comunicación del Nuncio Apostólico en España, Renzo Fratini, en la que se ponía a su disposición y les brindaba su apoyo. El apoyo papal, junto al veto del arzobispado madrileño a las actividades de La Voz del Serviam y el anhelado encuentro con el obispo de Tui, dan algo de esperanza a los exadeptos de Rosendo de recuperar a sus familiares. Antes de la intervención de la Guardia Civil, el contacto ya era mínimo, limitado a una llamada al mes. “A mí me tocaba el día 26, lo volveré a intentar”, explicó García, que sigue fiel a las enseñanzas bíblicas. “La parábola del hijo pródigo fue de lo primero que aprendió mi hija”.

 

"El Papa ya sabe"

V. H.

“El Papa ya sabe”, aseguró Joaquín García, que confía en que Francisco I influirá para convencer a las ‘miguelianas’ de que vuelvan al redil. Las familias recibieron una comunicación del Nuncio Apostólico en España, Renzo Fratini, en la que se ponía a su disposición y les brindaba su apoyo. El apoyo papal, junto al veto del arzobispado madrileño a las actividades de Los hijos de Serviam y el anhelado encuentro con el obispo de Tui dan algo de esperanza a los exadictos a Rosendo de recuperar a sus familiares. Antes de la intervención de la Guardia Civil, el contacto ya era mínimo, limitado a una llamada al mes. “A mí me tocaba el día 26, lo volveré a intentar”, explicó García, que sigue fiel a las enseñanzas bíblicas. “La parábola del hijo pródigo fue de lo primero que aprendió mi hija”.