Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una decena de intelectuales impulsan un manifiesto a favor del federalismo

Victoria Camps, Manuel Cruz, Jordi Gràcia y Carlos Jiménez Villarejo, son algunos de los firmantes

Una decena de intelectuales catalanes ha impulsado un manifiesto defendiendo el modelo federalista como la solución política “más razonable para controlar las tensiones internas y explotar las sinergias del presente”. “El federalismo armoniza las diferencias territoriales de un mismo Estado porque nace de una ética de fraternidad solidaria: aspira a neutralizar las distancias económicas y sociales y a distribuir de forma más justa y equilibrada tanto las competencias como los beneficios”, defienden. El escrito, titulado Lo que no quieren oír, pero debemos proponer: hacia una España social y federal, está firmado por Joan Botella, Victoria Camps, Manuel Cruz, Laura Freixas, Jordi Gràcia, Carlos Jiménez Villarejo, Ismael Pitarch y Carme Valls-Llobet.

Los firmantes ligan el proyecto federalista a una opción política de izquierdas basada en acabar con el fraude fiscal y la corrupción, la protección del Estado del Bienestar y el impulso de una nueva ley de partidos y de una nueva ley electoral. Consideran que estos puntos son claves para garantizar la igualdad de oportunidades y “armonizar las diferencias de familia, de clase y de horizontes vitales”,

Consideran que es la solución política “más razonable para controlar las tensiones internas”

Los impulsores del texto consideran que el modelo autonómico “ha hecho progresar a España en los últimos años”, pero consideran en estos momentos hay que avanzar hacia un Estado federal “que permita al máximo el autogobierno de las partes, además de un verdadero gobierno compartido”. “La imposición de un Estado unitario y centralista se ha demostrado ineficaz e inviable para gobernar una España plural”, justifican.

El manifiesto lamenta que hasta ahora no se ha entendido bien el concepto de "federalismo", puesto que se ve como una “separación” y no como una “unión en la diversidad”. Ya durante la Transición, explican los firmantes, “se repudió” el federalismo “porque sus resonancias históricas parecían negativas y enigmáticas”.

Los firmantes critican la derecha y los independentistas por el enroque en sus posiciones ideológicas. “Ambas opciones no parece que admitan ninguna alternativa válida y desprecian conjuntamente el federalismo como conciencia colectiva, como ética compartida y como forma de pactar la convivencia de las partes del Estado”. Los firmantes consideran que ninguna de las dos opciones anteriores son válidas, dado que no pueden “prometer ni garantizar una forma de prosperidad económica, social y cultural más alta que la conseguida antes de la crisis”.

El texto critica especialmente la estrategia del independentismo catalán de intentar protegerse de la crisis negando “el auxilio económico a otras regiones españolas a las que se acusa de beneficiarse con la riqueza robada a los catalanes”. Los firmantes consideran que se tiene que acabar con este pensamiento e impulsar una “ética de una izquierda solidaria que aspira a no dejar echados a quienes tienen menos”.

El PSUC apuesta por el federalismo

El Partit Comunista apuesta por la construcción de una república federal “que reconozca el carácter plurinacional, pluricultural y plurilingüistico”, según defiende la formación. La agrupación tiene previsto aprobar la hoja de ruta hacia este hito en el XV Congreso que el partido celebrará el 17 y 18 de enero.

Como paso previo, el PSUC presenta mañana viernes un manifiesto de espaldarazo con firmantes como el decano de Ciencias Políticas de la UAB, Joan Botella; el escritor e historiador, Higinio Polo; los historiadores Ferran Gallego y Soledad Bengoechea; y el catedrático de Historia de la UDG Ángel Duarte.

Los firmantes lamentan la fragmentación del panorama político de izquierdas, pero subrayan el auge que en los últimos años viven los movimientos sociales y políticos “de rebelión". “Se dibuja un escenario de cambio político a gran escala”, prevén los firmantes. El manifiesto considera que el “federalismo plurinacional y solidario, capaz de reconocer las diferencias y de tratarlas como un bien común puede acompañar un proyecto político transformador”.

Más información