Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre mata a tiros a su mujer en Paterna y luego se suicida

La pareja estaba en trámites de separación. Las hijas se encontraban en la vivienda

Agentes de policía y vecinos a la puerta del edificio donde vivía la pareja, en la calle Enric Valor de Paterna. Ampliar foto
Agentes de policía y vecinos a la puerta del edificio donde vivía la pareja, en la calle Enric Valor de Paterna.

Algunos policías corrían hacia la calle Enric Valor de Paterna (Valencia), a escasos metros de la comisaría de la localidad, cuando sonaron tres tiros de escopeta de caza. Eran las tres y media de la tarde del lunes. Un hombre, llamado Raúl, acababa de asestarle dos tiros a su esposa, Ana Aibar Moscoso, y luego se había suicidado. Ambos tenían 37 años y eran españoles.

Cuando los agentes llegaron al domicilio, las dos hijas de la víctima habían huido, cerrando la puerta a sus espaldas

Cuando los agentes llegaron al domicilio, sito en el primer piso, las dos hijas de la víctima —la menor, de seis años de edad, también lo era del asesino— habían huido, cerrando la puerta a sus espaldas. En el momento de los disparos, las menores se encontraban en el balcón del salón, por lo que, en principio, no presenciaron los hechos, ocurridos en un dormitorio del fondo de la casa, ni vieron los cadáveres. Tuvieron que llegar los bomberos para derribar la puerta. Los cuerpos fueron levantados a las 7 de la tarde.

El bar que está debajo de la vivienda, La Granadella, solía contar entre sus clientes a la víctima y a su marido, que se encontraban en trámites de separación: “Ella era muy buena chica, muy trabajadora, siempre que hemos tenido cualquier accidente nos ha ayudado. Siempre, siempre”, contaba Elena, la encargada, intentando sin éxito contener el llanto. 

Pared con pared de su vivienda, la asesinada mantenía el negocio que había fundado junto a sus hermanas hacía algo menos de dos años, una empresa de ambulancias. Ella misma era enfermera titulada y solía curar las frecuentes heridas de los hosteleros de al lado. “Estaba siempre de cachondeo, era muy graciosa”, se lamentaba una camarera, muy afectada.

Ana Aibar Moscoso había ganado el Premio a la Mujer Emprendedora de la asociación de comerciantes Multipaterna

La alcaldesa de Paterna, la popular Elena Martínez, también incidió en el carácter emprendedor de la asesinada y en que “era una mujer muy trabajadora, como sus hermanas, con muchas ganas”. Ana Aibar Moscoso había ganado el Premio a la Mujer Emprendedora que concede la asociación de comerciantes local Multipaterna. La primera edil aclaró también que las niñas —la mayor tiene 14 años de edad— fueron entregadas a su abuela materna y que este martes sería día de luto en la localidad valenciana. A las 12 del mediodía se guardarán cinco minutos de silencio frente al Ayuntamiento, en seña de duelo y repulsa por este nuevo crimen machista, el quinto en lo que va de año en la Comunidad Valenciana.

No constaban denuncias por malos tratos. Personas que conocían al homicida de sacar al perro por el barrio —él tenía dos podencas para cazar— le describen como “un tipo normal”. En La Granadella dicen que “era el opuesto a ella”, que acababa de perder su empleo en una empresa de trabajo temporal y que había pasado el puente en Barcelona, de donde procedía. Que había intentado llevarse a su hija allí, a lo que la víctima se negó. Que el pasado lunes estaba “haciendo las maletas”.

Más información