Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La clandestina tradición de Cádiz

La provincia gaditana suma más actuaciones contra el juego ilegal que el resto de Andalucía y duplica la cantidad de boletos incautados el pasado año

Boletos ilegales incautados por la policía en la provincia de Cádiz. Ampliar foto
Boletos ilegales incautados por la policía en la provincia de Cádiz.

Ni la crisis ha podido con ella. La arraigada tradición de lotería clandestina en la provincia de Cádiz sigue tan potente como en los mejores momentos económicos. Quizá porque en la necesidad y esperanza de las familias gaditanas más necesitadas consolidó su clientela la múltiple oferta de juego ilegal. La policía autonómica siempre sitúa a Cádiz a la cabeza de la estadística de sus actuaciones en esta competencia pero este año va camino de récord. La cantidad de boletos incautados duplica ya la del año pasado. “No es una actividad que descienda. Es una costumbre y está muy arraigada”, señala el jefe provincial de la policía autonómica, Juan Expósito.

Los números hablan por sí solos y dan cuentan de la dimensión de la lotería sin autorización en la provincia gaditana. El 48% de los boletos ilegales requisados en lo que va de 2014 por la policía autonómica fueron intervenidos en Cádiz. En las ocho provincias los agentes se incautaron de 282.496 mientras que en la provincia gaditana el total alcanzó los 136.826. Es un dato alarmante porque supone casi el doble de lo alcanzado en todo 2013, cuando se llegó a 73.892.

“Cádiz es un destino finalista. Para llegar aquí hay que venir. Por su situación geográfica, no es un lugar de paso y esta singularidad consolida mucho las tradiciones y costumbres de sus gentes”, explica Expósito. Recuerda que cuando llegó de niño ya veía a sus vecinos vender y comprar lotería clandestina. Hay muchas. La Paloma, la Blanca, la Blanquita, la Tira. También han encontrado hueco estructuras más organizadas pero que, en Andalucía, siguen fuera de la legalidad, como OID, aunque sus responsables se niegan a entrar en el conjunto de loterías clandestinas. En 2014 la policía autonómica levantó 182 actas de denuncias a vendedores, organizadores y distribuidores.

La lotería ilegal, que se reparte en locales o en las calles, es sólo uno de los ámbitos de actuación de los agentes. También luchan contra los bingos ilegales. En lo que va de año se han desmantelado ocho bingos ilegales en Cádiz y se han requisado 25.522 cartones, de un total de 199.928 en Andalucía. Cádiz es también la provincia con más máquinas recreativas (3.737). Por ellas se han levantado 23 denuncias y se han destruido 10, por incumplir la normativa. La ley no permite perseguir al cliente. Ni tampoco considera delito esta actividad, aunque, como infracción administrativa, sí contempla altas multas económicas.

A los agentes les preocupa también el auge del póker ilegal. La normativa actual impide que esta actividad se realice con transacciones económicas, independientemente de la cantidad jugada o del lugar donde se practique. Sólo está permitida en casinos reglados. La dificultad de actuar contra estas partidas no ha impedido que se hayan desmantelado cinco en la provincia gaditana. Allí fueron incautados 6.352 euros en metálico. Aunque aquí Cádiz no es líder. Ha habido más actuaciones en la Costa del Sol o en Sevilla. Los gaditanos todavía no han consolidado la costumbre del póker.

A pesar de que algunas de estas loterías o bingos tienen carácter solidario y aunque puede ser el sustento de algunas familias, la policía autonómica defiende su labor contra el juego ilegal en que es una competencia desleal para empresas que sí cumplen las normas y un fraude a la Hacienda pública. Según datos de la ONCE, una de las organizaciones más perjudicadas por esta tradición clandestina, 697 personas venden boletos ilegales en la provincia de Cádiz y recaudan más de 26 millones de euros.