Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Hay que pincharles una rueda”

Sergio González bromea sobre cómo atenuar la diferencia presupuestaria con el Barça

Luis Enrique y Sergio González, en el posado en Sant Joan Despí. Ampliar foto
Luis Enrique y Sergio González, en el posado en Sant Joan Despí. DIARIO AS

El derbi catalán con el tiempo se ha ido tiñendo de blaugrana. De los últimos 20 partidos entre el Barcelona y el Espanyol, el conjunto de Cornellà sólo pudo derrotar al Barça en dos ocasiones. Y la última vez que los blanquiazules sorprendieron los azulgranas en su feudo fue en la campaña 2008-2009, cuando Iván de la Peña silenció al Camp Nou con dos goles. “Si es por mí, que los derbis continúen siendo así de poco atractivos, en lo que concierne a los resultados”, concedió Luis Enrique. “Es un campo difícil. Todos sabemos las condiciones y los antecedentes. Pero no hay nada imposible”, contestó Sergio González.

El Barça tiene un presupuesto de 540 millones de euros, mientras que el del Espanyol es de 45. Diferencias que no pasaron por alto los entrenadores. “Es evidente que hay diferencias, pero, aun así, son siempre partidos intensos y atractivos”. Sergio fue más elocuente. Cuestionado el entrenador blanquiazul sobre cómo enfrentarse con un coche de 40 caballos a uno de 500, en referencia a los distintos presupuestos, respondió: “Pinchándoles una rueda”.

Es evidente que hay diferencias, pero, aun así, son siempre partidos intensos y atractivos”

Luis Enrique

El Barcelona y el Espanyol recuperaron la tradicional fotografía de sus entrenadores juntos. Luis Enrique y Sergio González, compañeros con España en la Copa del Mundo de Corea y Japón, hicieron patente la buena relación que mantienen y recuperaron un rito que no se celebraba desde el último curso de Guardiola como entrenador azulgrana. Entonces, el técnico de Santpedor y Pochettino posaron en el Camp Nou, el 5 de mayo de 2012. “Con Sergio compartí el Mundial de 2002, era un buen jugador, es un buen chico, y un buen entrenador”, subrayó Luis Enrique. Y Sergio, también se mostró muy cómplice con el técnico del Barça. “Siempre ha tenido un trato amigable conmigo. En Corea y Japón era una de las personas con las que más situaciones compartía. Nos reíamos y me cae genial. Es un buen chico”.