Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vicente Sanz, ‘ex número dos’ de RTVV: “Yo nunca he acosado a nadie”

El ex secretario general del ente se acoge a su derecho a no declarar en el 'caso Gürtel'

El exdirectivo ha sido procesado por supuestos abusos sexuales a trabajadoras

Vicente Sanz, ex secretario general de RTVV, llega a declarar. Ampliar foto
Vicente Sanz, ex secretario general de RTVV, llega a declarar.

Vicente Sanz, ex secretario general de Ràdio Televisió Valenciana (RTVV), ha guardado silencio este jueves ante el juez José Ceres que lo había citado a declarar como imputado en la pieza del caso Gürtel que investiga la visita del Papa a Valencia. Recibido entre gritos de "ladrón" y "abusador" por un grupo de extrabajadores del ente, Sanz, que está también procesado por supuestos abusos sexuales a trabajadoras de la corporación, ha defendido su inocencia en ese otro procedimiento: "Yo nunca he acosado a nadie", ha dicho.

El éx número dos de RTVV fue imputado recientemente por el magistrado del Tribunal Superior de Justicia valencia junto al resto de la cúpula de la corporación por haber participado, presuntamente, en el falseamiento del expediente de contratación que permitió a la red de Francisco Correa lograr un contrato de 7,4 millones de euros por el suministro de pantallas, audio y megafonía para cubrir el V Encuentro Mundial de las Familias celebrado en 2006 en Valencia. Sanz ha explicado que se ha acogido a su derecho a no declarar porque ha presentado un recurso contra su situación procesal y está a la espera de que se resuelva.

Procesado también por supuestos abusos sexuales a tres trabajadoras de RTVV cuando ocupaba el puesto de jefe de personal, Sanz ha negado esas acusaciones. "Me encuentro muy tranquilo y con ganas de que se celebre el juicio", ha afirmado. Y ha dicho que dispone con "pruebas favorables, no una, muchísimas". Preguntado por los gritos de "abusador" que le dirigían los exempleados del ente, ha respondido: "No lo termino de entender porque es juzgar. Pero también entra dentro de la dinámica en la que estamos. En la que cualquier cosa se magnifica, se protesta, se tal y cual". "Yo espero que se resuelva. Mi honor lo pienso restablecer. Nunca he acosado a nadie, nunca".

El exdirectivo ha asegurado tener la "conciencia tranquila" y prisa por sentarse en el banquillo de los acusados (aunque técnicamente la juez aún debe decretar la apertura de juicio oral) para demostrar su inocencia. "Tengo muchas ganas, porque esto está causándome un profundo dolor a mí y a mi familia. Espero que la verdad salga y reluzca".

A lo largo del procedimiento, Sanz no ha negado las relaciones con las empleadas que lo denunciaron, pero ha mantenido fueron consentidas. Una versión rechazada por las supuestas víctimas y que no ha convencido a la magistrada. La instructora apuntó de forma indiciaria en el auto de procesamiento que tal consentimiento estuvo presuntamente "viciado" por amenazas laborales.

Ante el juez Ceres, el ex secretario general se ha negado a declarar. Pero a las puertas del tribunal ha adelantando su línea de defensa en el caso Gürtel. Él solo fue miembro de una mesa de contratación que avaló el criterio de los técnicos, partidarios de adjudicar a la constructora Teconsa, supuestamente vinculada a la trama de Correa, el contrato de las pantallas. "Mi postura en la mesa de contratación, al no ser unidad proponente, es escuchar y verificar lo que propone el técnico como bueno. Validarlo porque él es el que sabe". "No tengo capacidad profesional ni académica para poderlo juzgar".

La policía concluyó en su último informe sobre la visita del Papa que hubo un falseamiento generalizado de aquel expediente de contratación, incluido el trámite administrativo de la mesa de contratación de la que el exdirectivo fue miembro.

Sanz, que se jubiló antes de que la Generalitat cerrase RTVV, tiene experiencia con el escándalo. En 1994 se vio forzado a dejar la presidencia del PP de la provincia de Valencia al difundirse una conversación en la que decía que estaba en política para forrarse. Un año después fue nombrado, sin embargo, secretario general del ente, donde permaneció 15 años.

Más información