Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CESC GELABERT Bailarín y coreógrafo

"Bailar es habitar el cuerpo con la mente y el corazón"

El artista estrenará en el TNC una obra sobre fútbol con apoyo del Barça

Cesc Gelabert, superpuesto a una proyección de Vicente Escudero.
Cesc Gelabert, superpuesto a una proyección de Vicente Escudero.

Catalán, budista, bailarín y coreógrafo son las palabras que definen a Cesc Gelaber (Barcelona 1953), uno de los iconos de la historia de la danza contemporánea española. El seny catalán del que el artista siempre ha hecho gala le ha permitido hacer una pirueta a la crisis económica y reinventarse para seguir bailando y creando: sus dos pasiones. Estamos ante un hombre vital con un físico dinámico que le capacita para seguir bailando a los 61 años. Lo encuentro en una sala de ensayo preparando su próximo espectáculo Tríptic, que empezó anoche a representarse en La Seca-Espai Brossa, de Barcelona. Se trata de un espectáculo formado por tres coreografías. En una de ellas el artista rinde homenaje a Vicente Escudero. “Una de mis grandes obsesiones ha sido la vida y personalidad de este revolucionario bailaor vallisoletano, me fascina su baile, que revolucionó el mundo del flamenco”, explica Gelabert. “El origen de esta coreografía está en Trançun trabajo que realice en 2012 con el cineasta Isaki Lacuesta, que rendía homenaje a diferentes figuras de la danza del pasado”.

“En 2013, a instancia de Hermann Bonnin que me propuso alargar la coreografía sobre Escudero y presentarla en Festival BarriBrossa, empecé a crear una coreografía más larga y la bailé en una única función en el Museo Picasso en 2013. Para mi ha sido una experiencia inolvidable. En la coreografía, primero bailo danza contemporánea mientras Escudero, a mi lado, en las imágenes de video, baila flamenco, y también me caracterizo de él y zapateamos juntos, y siento de forma íntima que entre ambos se crea una complicidad”, afirma el artista.

“Escudero fue una figura única, poliédrica y vanguardista. Amigo de Miró y de los surrealistas es el bailarín que desde la geometría y verticalidad de su cuerpo une el cubismo con el flamenco y la tradición con la modernidad. Fue un genio”, afirma el artista.

Tríptic es el título genérico de un nuevo programa de solos de Gelabert, que además de la coreografía dedicada a Escudero incluye Suite Santos y Domènech. “La Suite Santos es una recopilación de cuatro piezas que bailé hace años con música de Carles Santos, revisadas y reelaboradas para esta ocasión”. En este momento de la entrevista Cesc improvisa unos pasos sobre la pieza que creó en 1982 bajo el título Concierto para piano danza y voz. Sus brazos se mueven y se despliegan con gran expresividad, mientras vemos en el ordenador el video de esta coreografía cuando la bailó hace 22 años.

“La danza ha de tener una ética y el budismo me ha ayudado”

La otra coreografía que completa el programa es Domènech, “es una recopilación de los doce videos cortos que realicé e interpreté a mediados de 2013 como reacción al cierre del estudio donde trabajé y ensayé con mi compañía durante más de veintisiete años, un local que está en la calle Domènech del barrio de Gracia. Los grabé con mi iPhone y los colgué en Internet, ahora en La Seca los presento seguidos y sin interrupción”, explica el artista. Gelabert habla sin amargura. “Fue duro cerrar el estudio y cambiar la infraestructura de la compañía. También teníamos un despacho y fuimos compañía residente del Teatre Lliure y del Hebbel Theater de Berlín. Ahora no tengo nada de esto, pero una vez lo asimilé empecé a proyectar mi vida profesional desde otra perspectiva; creo que la crisis agudizó mi creatividad y desde entonces no paro de bailar y proyectar nuevos espectáculos”.

“Estoy preparando un espectáculo, que se estrenará a principios de 2014 en el Teatre Nacional de Catalunya (TNC), Foot-ball, en el que se entabla un diálogo entre el futbol y la danza, y que estará interpretada por ocho bailarines”. Cesc es un gran aficionado al fútbol, culé de toda la vida es socio de Barça desde niño. “Para mí el fútbol es un ballet, estoy muy ilusionado con esta nueva coreografía. El Fútbol Club Barcelona me ha cedido imágenes de partidos que se proyectarán durante el espectáculo y creo que interrelacionar la danza con el futbol será un experimento interesante”.

Por otro lado, “ahora acabo de llegar de París donde he mantenido unas conversaciones con Valère Novarina para colaborar juntos en un proyecto para el festival Grec 2016 en el que también participará el director de escena Moisès Maicas; interpretaré un solo en que también utilizaré la palabra”, explica Cesc.

"Bailaré hasta que deje de gustar al público. Recientemente he realizado una gira por España con el programa de solos V.O.+ y he sentido a la gente muy cercana, les gustaba mi trabajo y para mí esto es un regalo".

“El budismo es fundamental para mi vida personal y profesional, él me ha dado un sentido a mi existencia”, explica. “ La danza debe tener una ética y el budismo me ha ayudado a ser artista. Sin él ahora no estaría bailando. Para mi bailar es habitar el cuerpo con la mente y el corazón”.