Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Compañero de pupitre y quebrantos de Tomás Gómez

El alcalde de Parla, José María Fraile, llegó al Ayuntamiento tras el dirigente socialista

José María Fraile, alcalde de Parla, en 2011. Ampliar foto
José María Fraile, alcalde de Parla, en 2011.

El líder del Partido Socialista de Madrid (PSM), Tomás Gómez, y el alcalde de Parla, José María Fraile, compartieron pupitre en el colegio San Miguel de ese municipio. Cuando, en 1999, Gómez fue elegido alcalde, Fraile se convirtió en número tres y edil de Hacienda. Cuando, en 1999, Gómez fue reelegido (con el mayor respaldo entre alcaldes de grandes urbes), Fraile se convirtió en número dos.Cuando, en 2008, Gómez dejó Parla para liderar el PSM, Fraile se convirtió en alcalde.

A partir de entonces, la relación de estos compañeros de cuadrilla se fue enfriando, pero las dificultades crecientes, tanto económicas como judiciales, mantuvieron ligados sus nombres. Gómez, con Fraile como edil de Hacienda, aprovechó el auge inmobiliario de inicios de siglo para reforzar los servicios sociales e infraestructuras del municipio (126.000 habitantes). Y para incurrir en excesos: palmeras traídas de Egipto, una brigada de policía local a caballo, una piscina de agua salada, con olas y arena de playa. Y, sobre todo, un tranvía que debía costar 90 millones y superará los 250.

Con la crisis, a partir de 2008, se acabó el dinero. Parla dejó de pagar sus facturas y acumuló la mayor deuda comercial por habitante del país: 250 millones en 2011, más de 2.000 euros por cabeza. El Tribunal Superior de Justicia anuló su presupuesto de 2009, entre otras causas por incumplir la Ley de Haciendas Locales al no paliar el agujero de tesorería de años anteriores. En 2013, la deuda comercial y financiera ascendía ya a 369 millones, y el ejercicio se cerró con 14,7 millones de déficit. Fraile seguía gobernando gracias a Izquierda Unida.

El pasado mes de septiembre, Fraile anunció que no sería candidato en 2015, tras ser procesado por prevaricación y desobediencia por la destitución del jefe de la Policía Local en 2009; y estando imputado además por prevaricación y malversación por supuestos sobresueldos a funcionarios entre 2008 y 2011. Al anunciar su renuncia, aseguró: “El mío no es un caso de corrupción”. Presentó a su número dos como candidata a sucederle, contra el deseo de Gómez; fue derrotada hace unos días en las primarias del PSM por el candidato de Gómez. Hoy, la dirección del PSOE le suspendió de militancia a consecuencia de la Operación Púnica. Gómez fue más allá y le pidió que dejara la alcaldía.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información