Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Beiras anuncia que abandonará Anova si no triunfa la unidad

El portavoz nacional advierte a los críticos con la actual dirección que no pueden derivar en un “frente de partidos” como aquel que dejaron cuando se escindieron del BNG

Martiño Noriega y Xosé Manuel Beiras se abrazan al llegar a la asamblea.
Martiño Noriega y Xosé Manuel Beiras se abrazan al llegar a la asamblea.

Xosé Manuel Beiras quiso dejar claro desde el primer momento que Anova vive un fin de semana decisivo para su propia supervivencia. Antes de arrancar hoy la asamblea que celebra la formación en Santiago, la segunda de su corta existencia, el veterano nacionalista condicionó su continuidad en el partido a que cesen las hostilidades internas, esas que han absorbido la mayor parte de la energía de la militancia en sus dos años de vida.

El llamamiento a la unidad se dirigió especialmente a Cerna, la corriente crítica con la actual dirección que rechaza los pactos electorales con Esquerda Unida (EU) y que está dirigida por quienes fueron estrechos colaboradores de Beiras. El portavoz nacional de Anova advirtió a este sector que la formación que él fundó tras abandonar el BNG en 2012 no puede derivar en un “frente de partidos” como aquel del que marcharon. “Todo lo que sean dinámicas o dialécticas que contribuyan a cristalizar grupos y convertir una organización como Anova de facto en un frente de partidos sería una deturpación total”, afirmó. “Cuando una organización empezó a desviarse diametralmente de aquello para lo que fue constituida, seguí dentro para pelear por reconducirla; cuando llegué a la conclusión de que no había manera, dije 'fuera”. El líder de Anova subrayó que “no está el mundo” para sus militantes no dejen “de mirarse al ombligo”.

Ya en el interior del cónclave, la propuesta de la actual dirección de Anova para elegir a sus sucesores resultó vencedora en las primeras votaciones por un estrecho margen de 26 apoyos. Según su modelo, la asamblea elegirá a los 75 miembros de la Coordinadora Nacional (el máximo órgano de decisión entre asambleas), de manera que ésta sea la que escoja al portavoz o portavoces de toda la organización. La idea es establecer una portavocía compartida.

Beiras pidió intervenir para defender el trabajo de la actual dirección, cuyo rostro más visible es el de Martiño Noriega, alcalde de Teo, que dimitió como coordinador en diciembre por sus enfrentamientos con los dirigentes de Cerna, aunque regresó al cargo tres meses después. Finalmente, los documentos sometidos por la cúpula de Anova a votación —entre ellos el informe de gestión y el económico— fueron aprobados con holgura.

El momento más tenso de la jornada se vivió al debatir el futuro de un grupo de casi una veintena de militantes que fueron expulsados en la comarca de Redondela el año pasado. Algunos asistentes los abuchearon y les llamaron “vendidos”, informa Europa Press, aunque finalmente se aprobó que sean readmitidos en las filas de Anova, con 156 votos a favor y 107 en contra.