Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El rechazo de los críticos y de Lazcoz ensombrecen el ambiente en Álava

Sorpresa por la vocalía a David Romero cuando sonó con fuerza para asumir Organización

El PSE-EE de Álava vuelve a afrontar una situación incómoda después del proceso de renovación interna que se cerró el pasado sábado con la proclamación de su nueva ejecutiva, que liderará Cristina González. La falta de acuerdo con los críticos que representan casi a un 40 % de la militancia y con una cualificada presencia en las dos agrupaciones de la capital alavesa, así como el expresivo enfado del exalcalde socialista de Vitoria Patxi Lazcoz, ausente en el pasado congreso, ensombrecen el arranque de este mandato en el que Idoia Mendia pretende se alcance la integración.

Además de estos núcleos de oposición dentro de la militancia ya que carecen de presencia alguna en los órganos internos de dirección, en algunos sectores del socialismo alavés han causado sorpresa los últimos movimientos producidos en la confección de la ejecutiva. Así, se había especulado con insistencia en base a informaciones surgidas desde el sector oficial del PSE-EE que David Romero tenía fundadas posibilidades de convertirse en secretario de Organización, puesto ocupado por el histórico Víctor García Hidalgo y que finalmente revalida en este nuevo mandato. Además, Romero queda relegado a una vocalía en el nuevo esquema de trabajo de González.

A pesar de este escenario interno que recuerda las convulsiones generadas a partir de la irrupción del sector crítico antes del Congreso de Sevilla en el que Alfredo Pérez Rubalcaba se impuso a Carme Chacón, la secretaria general alavesa ya advirtió el pasado sábado que “las diferencias no restan nunca si se enmarcan en la voluntad de sumar”. Consciente de la situación que se viene generando entre la militancia alavesa, González admitió que “hemos vivido tensiones que estamos obligados a superar mediante una actitud personal tan necesaria como intransferible”. Con todo, en su intervención, agradeció el “comportamiento constructivo” que ha tenido el partido en esta “transición congresual” y en el proceso de primarias y ha advertido de que “las diferencias enriquecen cuando se someten al contraste y empobrecen cuando se usan como armas arrojadizas”.

En el sector crítico, no obstante, se mantiene la desazón por el comportamiento de González en el desenlace de las negociaciones para su posible entrada en la nueva ejecutiva. En el caso de Lazcoz, apartado ya de la dirección en Álava y en Euskadi, su situación es mucho más individualizada ahora mismo ya que ha centrado sus críticas en el bloqueo a su candidatura a las primarias a secretario general por parte de Txarli Prieto y su anterior equipo.