Puig pone las tensiones de Barberá y Fabra bajo la sombra de la Fórmula 1

El dirigente socialista dice que la candidatura del PP peligra por los "indicios delictivos" que investiga Anticorrupción

Ximo Puig, durante la conferencia de prensa con dirigentes juveniles.
Ximo Puig, durante la conferencia de prensa con dirigentes juveniles.Tania Castro

Ni problemas de liderazgo ni malas perspectivas demoscópicas, sino la sombra de la corrupción. Ximo Puig dejó caer ayer, durante una conferencia de prensa, que la entrevista que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, mantuvo el viernes con la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y que dejó en entredicho al jefe del Consell, Alberto Fabra en un momento en el que espera su confirmación como candidato del PP para las elecciones de mayo, “probablemente tiene que ver” con la investigación de la Fiscalía Anticorrupción sobre la compra de la empresa Valmor, supuesta organizadora de la Fórmula 1 en Valencia. ¿Está usted insinuando que la candidatura de Fabra a la Generalitat, de la que se supone que hablaron Rajoy y Barberá, peligra por su implicación en esa investigación? “La del señor Fabra y también la de la señora Barberá”, respondió el secretario general de los socialistas valencianos.

El motivo de la comparecencia, acompañado del dirigente de Joves Socialistes, José Muñoz, y de los representantes de los consejos de la juventud de la Comunidad Valenciana y de España, David Latorre y Miriam Morales, respectivamente, era criticar al PP por la supresión de este último organismo para apartar de su composición a las organizaciones políticas y sindicales. El PSOE, anunció, pedirá en el Congreso de los Diputados que el Gobierno dé “marcha atrás” en la decisión. Pero Puig cargó, en respuesta a una pregunta sobre la reunión Rajoy-Barberá, contra el presidente del Gobierno y contra la organización de la F-1 en Valencia, que Anticorrupción investiga como consecuencia precisamente de una denuncia de los socialistas.

“Rajoy desprecia profundamente a la Comunidad Valenciana, solo la ha considerado un granero de votos y nos trata de forma permanente con soberbia mientras no soluciona ninguno de nuestros problemas”, indicó Puig, que recordó que el presidente del Gobierno se niega a reformar el sistema de financiación autonómica y a garantizar las inversiones en la Comunidad Valenciana, así como el hecho de que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, no recibe al presidente de la Generalitat y a los empresarios valencianos en una entrevista solicitada hace meses. “El desprecio al presidente de la Generalitat no solo ofende al PP sino al conjunto de la ciudadanía”, añadió el dirigente del PSPV-PSOE. “Es insólito que el Gobierno no reciba a los empresarios valencianos para hablar de inversiones y del futuro de la Comunidad Valenciana, pero sí se reúna varias horas con Barberá para hablar de cuestiones internas de partido y de cómo librarse de otro delito de corrupción”.

“La fiscalía ve indicios claros de criminalidad en el caso Valmor”, señaló Puig, que vinculó tanto a Fabra como a Barberá con la gestión de la Fórmula 1. “La Generalitat compró por un euro una empresa que debía 50 millones, y esa deuda la pagaremos todos”, comentó Puig, y añadió que la broma de la Fórmula 1 en Valencia ha costado 300 millones de euros a todos los ciudadanos. “Es una idea que, desde su génesis, estaba adosada al PP”, aseguró, para recordar que el patrón del circo automovilístico, Bernie Ecclestone, condicionó la celebración del Gran Premio en Valencia a que ganara el PP las elecciones. “Ahora entendemos por qué ha sido así, porque la confluencia de intereses entre Ecclestone y el PP ha quedado en evidencia con esta empresa pantalla, Valmor, y con el despropósito político, que ahora acabará siendo otro despropósito judicial y penal”, sentenció.

La coalición Esquerra Unida, que, como los socialistas, también denunció a la Fiscalía Anticorrupción la compra de Valmor Sport, aportó ayer nueva documentación sobre el caso.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50