Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Compromís propone una ronda ciclista por el centro de Valencia de 1,2 millones

Sería un circuito de 4.5 kilómetros de longitud, tres metros de ancho y segregado de la acera

Los ciclistas durante el recorrido realizado esta mañana por los puentes del Jardí del Túria, en Valencia
Los ciclistas durante el recorrido realizado esta mañana por los puentes del Jardí del Túria, en Valencia

Los usuarios de la bici ambicionan una ronda interior segura para desplazarse por el centro de la capital y, ante los titubeos del Gobierno local, que guarda el proyecto en el cajón, tiene el proyecto en el cajón, Compromís acaba de esbozarla. Es un anillo de 4,5 kilómetros, con un carril bidireccional de tres metros de ancho y segregado de la acera, según explicó el coordinador del proyecto, el arquitecto Alejandro Pons.

“Es factible, no es sensiblemente caro y sería rápido de ejecutar”, dijo el arquitecto. La ronda interior, que hasta el siglo XIX ocupaban las murallas, no tiene un carril-bici —un medio de transporte en ascenso— continuado. Colectivos como Valencia en bici recogen firmas desde hace años para conseguirla pero el Consistorio no ha reaccionado. El concejal delegado de Circulación, Alberto Mendoza, reconoció el pasado jueves, a preguntas de los periodistas, que dispone de un proyecto de anillo ciclista a la espera de presupuesto. En la calle de Colón, el carril bici se situaría a la izquierda, entre la acera y el carril de aparcamiento y taxis.

“Nos parece estupendo. A nosotros, cuando hemos presentado mociones pidiéndolo, nos han contestado que no era la hora. A lo mejor hemos ayudado a que sea de una vez la hora”, valoró el portavoz local de Compromís, Joan Ribó.

El anillo ciclista de la ronda interior de Valencia se situaría a la izquierda de la calzada, iría segregado de la acera y protegido por pilones —u otro sistema— en algunos tramos donde el tráfico sea conflictivo.

Solo en dos puntos de la ronda, el carril se desplazaría a la parte derecha: en el tramo entre la calle Xàtiva —a la altura de Hacienda— y la calle del Hospital, donde los carriles se reducen de dos a uno para liberar espacio al carril bici. El túnel conservaría en subterráneo sus dos carriles. El otro punto estaría en el túnel de Blanquerías y Portal Nou.

En los dos casos, los ciclistas cruzarían la calzada, del lado izquierdo al derecho, por un paso de cebra elevado. La solución más simple —la pintura de señalización y protección del anillo— costaría 300.000 euros. La remodelación en los dos túneles elevaría la inversión a 1,2 millones de euros.

El espacio se ganaría en todos los casos al tráfico privado, no de las aceras, “porque el propósito del plan es apaciguar el tráfico rodado por todo el centro de la capital”, apuntó Ribó.

Más comercio

Ribó reclamó el anillo ciclista en la comisión de Urbanismo del Ayuntamiento cuando se cumplieron tres años de la puesta en marcha del servicio público Valenbisi. "Valencia está experimentando un notable incremento de usuarios de la bicicleta y, sin embargo, lo que más ha crecido son las infraestructuras viarias, limitando el crecimiento del uso de las dos ruedas", defendió meses atrás.

El edil recordó que las necesidades de la bicicleta están siempre supeditadas al coche privado y ha puesto de ejemplo la negativa del Ayuntamiento de Valencia a colocar un carril bici en las Grandes Vías porque podía entorpecer la fluidez del tráfico.

El anillo articularía la movilidad ciclista en torno al centro urbano. "La inversión sería mínima", según Ribó, "y beneficiaría al comercio y el turismo". El estudio reciente de una consultora norteamericana afirma que en Nueva York las ventas del comercio minorista situado cerca de carriles bici se han incrementado un 49% frente al 3% de media de la ciudad.

Más información