Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una investigación a narcos gallegos propicia la captura de un alijo en Almería

La policía apresa un mercante con 500 kilos de coca en la ruta del hachís

La droga se recogió de un fondeo en altamar y los fardos estaban recubiertos de chalecos salvavidas

Una investigación de narcos gallegos de la unidad Greco de la policía de Galicia permitió el apresamiento en aguas del Mediterráneo de media tonelada de cocaína oculta en un mercante de bandera tanzana. La embarcación -de 59 metros de eslora y nueve metros de manga- fue abordada por dos patrulleras a 13 millas náuticas de la Isla de Alborán, en la provincia de Almería, y sus cuatro tripulantes, de nacionalidad turca, fueron arrestados.

Una operación desarrollada el pasado martes que ha constatado que la ruta tradicional del hachís del Mediterráneo Oriental también es utilizada por los narcotraficantes para el traslado de alijos de cocaína. La policía baraja la hipótesis de que, por primera vez, la droga procedía de un almacén de Marruecos y que el envío fue organizado por una organización hispano-marroquí.

Las pesquisas llevaron a interceptar la adquisición en Rotterdam (Holanda) de un buque mercante por parte de una organización que pretendía trasladar un importante alijo de estupefacientes por el Mar Mediterráneo. Las investigaciones, coordinadas por el Centro de Inteligencia Contra el Crimen Organizado –CICO permitieron identificar el mercante y localizarlo a mediados del mes de agosto pasado en aguas próximas al Reino de Marruecos. De las indagaciones y de las vigilancias policiales realizadas sobre la embarcación se supo que ya había recibido la carga de la droga prevista para su introducción en el continente europeo cuando fue localizado por la Policía española en colaboración con la Aduana francesa.

Tras obtener la autorización de las autoridades de Tanzania, país de bandera del mercante, y del juzgado que investiga la causa, el buque se abordó el pasado día 2, a 13 millas náuticas al norte de la Isla de Alborán, con la participación de las tripulaciones de dos patrulleros de Aduanas de Andalucía y por funcionarios de UDYCO Central de la Policía.

Inicialmente, los funcionarios de Policía Nacional y de Vigilancia Aduanera que realizaron el abordaje no hallaron drogas, pero sí indicios que confirmaban las sospechas de que la embarcación podría ser utilizada para transportar sustancias estupefacientes. Una vez que el buque fue trasladado hasta el Puerto de Cartagena se realizó un minucioso registro que duró casi dos días.

A última hora del pasado miércoles, la policía encontró ocultos bajo metros de cadenas en el depósito del ancla del buque diez paquetes que contenían media tonelada de cocaína valorada en más de 15 millones de euros. Cada uno de los fardos llevaba un chaleco salvavidas, cinta reflectante y estaban mojados, lo que indicaría que fueron fondeados por otro barco hasta su recogida por la embarcación interceptada.

El buque intervenido, de nombre ‘Mungo’ fue matriculado provisionalmente en Zanzíbar, Tanzania, y cuyo armador es una sociedad instrumental. Tanto la droga, como los detenidos, el buque y las diligencias policiales pasan hoy a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Torrevieja, Alicante.