Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fabra hace el vacío a la alcaldesa de Elche y da la espalda al Misteri

La caída en desgracia de Alonso en el PP motiva la ausencia institucional en la Festa

La alcaldesa de Elche, Mercedes Alonso, llega sola este viernes al cortejo del Misteri. Ampliar foto
La alcaldesa de Elche, Mercedes Alonso, llega sola este viernes al cortejo del Misteri.

Elche despidió ayer su Misteri menos político de los últimos tiempos. A diferencia de otros años donde el boato de este drama sacro-lírico, patrimonio de la humanidad, atraía a personalidades políticas que desembarcaban seguidas de abultadas cortes de subalternos arribadas de Valencia o Madrid, la celebración de las Festes d’Agost de la tercera ciudad más importante de la Comunidad Valenciana ha supuesto este año un vacío para su alcaldesa, Mercedes Alonso.

La regidora ilicitana vive en un carrusel de emociones políticas. En un espacio de meses ha pasado de ser una voz destacada capaz de denunciar la infrafinanciación valenciana en Madrid a no encontrar siquiera a nadie con quien fotografiarse el día que la Generalitat publicó en su diario oficial que protegería administrativamente al Misteri d’Elx y la fiesta ilicitana, una acción promocionable que otrora el partido hubiera festejado.

Solo acudió un miembro del Consell: el consejero de Gobernación

Pasaron siete días hasta que un miembro del Consell, Luis Santamaría, apareció por Elche para recoger el crédito de la protección de aquello que rodea al Misteri, un Patrimonio Oral de la Humanidad protegido por la Unesco desde 2001. El consejero de Gobernación acudió el pasado 13 de agosto, jornada tradicionalmente reservada para los políticos, junto a su predecesor en el puesto, Serafín Castellano, actual delegado del Gobierno.

"Ha sido un año realmente flojo en cuanto a la representación del partido y del Gobierno", explican fuentes del entorno popular ilicitano. "Han venido un conseller y Serafín, que desde lo de las cacerías nadie se pone a su lado", consideró la fuente sobre un exhombre fuerte de Fabra, caído en desgracia por los malos resultados obtenidos en las elecciones europeas de la Comunidad Valenciana por el PP valenciano, del que era secretario general.

La coronación de la Virgen de la Asunción, este viernes. ampliar foto
La coronación de la Virgen de la Asunción, este viernes.

"En 2013 hubo una importante representación, con varios consellers y José Ciscar", líder del PP alicantino y vicepresidente del Consell, según las mismas fuentes. Pero nada igualará el Misteri de 2011. Con Elche recién ganada a los socialistas, que gobernaron desde 1979, no faltó nadie a la Festa, apenas quedaban unos meses para las elecciones generales que auparon a Mariano Rajoy a la Moncloa. La presencia de políticos del PP fue total a todos los niveles, recuerdan quienes estuvieron presentes. Por Elche aparecieron desde el exministro de la época Aznar, Federico Trillo —embajador actual en Londres—, hasta el director general de Repsol. "Había mucha ilusión", dice un miembro del Gobierno de Alonso. La alcaldesa sonreía entonces junto a un Alberto Fabra que no llevaba ni un mes en el cargo y se explayaba ante las cámaras: "Mi presencia y la de mi gobierno vienen a demostrar el compromiso para no solo defender y promocionar…".

A Alonso le está pasando factura la primavera, meses en los que su nombre sonó mucho como futurible referencia del partido en Alicante y espectro autonómico. Un periodo en el que al testificar en un juicio que investiga la supuesta financiación ilegal de las campañas municipales de 2007 y 2011, Alonso se apartó y apuntó a su partido cuando un juez le preguntó por la organización de la trama Gürtel del acto en el que se presentó como candidata. Las elecciones europeas, además, mostraron que o el PP pierde fuelle en Elche o Alonso va por libre, como se vio en un acto con Fabra y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, para el que no se movilizó a las bases de partido.

El PP local está dividido, algunos ni ocultan que se sienten incómodos

"Aquí antes había auténticos desembarcos políticos. Se ha notado incluso en los medios de comunicación que han venido", considera la exconcejal de Fiestas socialista, Blanca González, refiriéndose al conjunto de periodistas que acompañan a las cortes de los políticos, normalmente, abultadas y nutridas siempre de subcargos, fieles y palmeros. Han sido unas fiestas "deslucidas solo en lo político", opinan los socialistas acostumbrados a ver como ministros o presidentes como Eduardo Zaplana o Francisco Camps visitaban Elche sin rubor a ser fotografiados junto a sus alcaldes socialistas.

El vacío que ha rodeado a Alonso en las fiestas locales más señeras, también ha tenido su representación a nivel municipal. Su forma de gobernar ha tenido efectos: de los ocho tenientes alcaldes que nombró al inicio de legislatura, una —Cristina Martínez— se ha pasado al grupo de los no adscritos y otros tres —Manuel Latour, Daniel McEvoy o Sebastián Polo— o no pueden disimular su gesto de incomodidad ni en los plenos.