Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

PNV y PP llevan sus relaciones al peor momento de la legislatura

Los nacionalistas lo achacan a disputas de los populares alaveses con Arantza Quiroga

Iñigo Urkullu y Arantza Quiroga en una sesión del Parlamento vasco.
Iñigo Urkullu y Arantza Quiroga en una sesión del Parlamento vasco.

El PNV y el PP han conseguido enturbiar sus relaciones en pleno verano al enzarzarse en un cruce de declaraciones sin precedentes en lo que va de legislatura. Primero fue el encontronazo entre el alcalde de Vitoria, Javier Maroto, y el líder de los nacionalistas alaveses, Xabier Agirre, tras unas palabras del primero sobre las ayudas sociales que reciben los magrebíes; después, unas manifestaciones del popular Iñaki Oyarzábal poniendo en duda la financiación de los batzokis, y ahora, el intercambio de acusaciones sobre la operatividad del aeropuerto de Foronda.

El fuego cruzado entre ambas formaciones no ha estado protagonizado precisamente por sus primeros espadas, los presidentes Andoni Ortuzar y Arantza Quiroga, o el lehendakari Iñigo Urkullu, sino por dirigentes de rango inferior y se ha focalizado en Álava. “No hay riesgo” de romper relaciones, coinciden ambas formaciones, pero han conseguido llevar al límite el grado de entendimiento que tanto Quiroga como Ortuzar han tratado de mantener.

El PNV atribuyó este martes la ofensiva de los populares al intento del sector alavés de este partido de “arrinconar” a Quiroga y poner en evidencia el “enfrentamiento” interno que existe en el PP vasco, aseguró el portavoz peneuvista en las Juntas alavesas, Ramiro González: “Han pasado por encima de ella, arrinconándola por completo para emprender una campaña desmedida de acoso, falsedades y difamaciones contra el PNV”.

Foronda

El PNV de Álava salió este martes al paso de las acusaciones vertidas un día antes por el PP cuando culpó al Gobierno vasco de haber decidido renunciar a construir el polígono VIAP de industria aeronáutica en el aeropuerto de Foronda, acordado con Aena hace tres años, lo que impide aumentar las horas de funcionamiento del aeródromo alavés, según dijo Carmelo Barrio.

Ramiro González, portavoz de los nacionalistas en la Cámara provincial de este territorio, fue rotundo al asegurar que “eso es mentira”.

Los nacionalistas lamentaron que la Diputación alavesa no haya invertido nada en el desarrollo del VIAP, ni se ha opuesto a la decisión de Aena de no abrir el aeropuerto las 24 horas del día. El PP, dijo González, está “intentando acabar con Foronda para potenciar otros aeropuertos como los de Zaragoza o Burgos”.

Y anunció que el PNV no llegará a acuerdos de relevancia, ni políticos ni presupuestarios, con el PP mientras no adopte un compromiso con el futuro de Foronda.

Los nacionalistas consideran que los dirigentes del PP en Álava han “radicalizado por completo su mensaje hacia posiciones próximas a la extrema derecha” al prender la mecha de la disputa política con sus acusaciones de financiación irregular de las sedes del PNV, al que además hacen responsable de que Foronda no esté abierto las 24 horas del día, además de reprobar las declaraciones de Maroto sobre las ayudas que reciben los inmigrantes en la capital alavesa.

Esta polémica fue el detonante de que Agirre comparara al regidor vitoriano con Hitler, aunque luego se retractó y pidió disculpas. Laura Garrido, portavoz de los populares vascos, quiso reconducir la situación este martes al garantizar que no habrá una ruptura de las relaciones con el PNV, al que solicitó que se “tranquilice” y no se ponga “nervioso”.

Sin embargo, se mantuvo en el discurso defendido por Oyarzabal y Maroto sobre las sedes del PNV y las ayudas sociales a los magrebíes. Dijo que “llama la atención” que el PNV disponga de más 200 inmuebles, según el Tribunal de Cuentas, aunque precisó que esta apreciación no puede entenderse como una acusación de “corrupción”. Pero invitó al PNV a aclarar cómo ha conseguido financiar “tantas sedes”, del mismo modo que, añadió Garrido, el PP hizo al hacer públicos “todos los datos de la compra de su sede de Bizkaia” cuando su financiación se vio incluida en el sumario del caso Bárcenas.

En esta tormenta veraniega, el PNV rechazó la “cascada de mentiras” del PP, afirmó González, quien enmarcó la ofensiva contra su partido en el “histerismo” que ha cundido entre los populares al “identificar al PNV como la fuerza política que tiene más posibilidades de relevarle en las dos principales instituciones alavesas”. “El PP es consciente de que va a perder los gobiernos foral y municipal” en manos de Javier de Andrés y Maroto, respectivamente.

Otra muesca más en este cúmulo de desencuentros es la ausencia del encuentro entre Mariano Rajoy y Urkullu que ha solicitado el lehendakari. Al respecto, Garrido negó que el presidente del Gobierno le esté ninguneando y aseguró que la cita se celebrará con “normalidad absoluta”.