Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Torbellino de ‘selfies’ en la Mies

Xavier Veilhan crea una instalación con cuatro esculturas dentro del Pabellón

Tres de las esculturas creadas por Veilhan que dialogan con la obra 'Amanecer' de Georg Kolbe. Ampliar foto
Tres de las esculturas creadas por Veilhan que dialogan con la obra 'Amanecer' de Georg Kolbe.

Los selfies han llegado también a la Fundación Mies van der Rohe, aunque con una modalidad un tanto diferente de lo habitual. Lo que está enloqueciendo al público veraniego es Architectones pabellón barcelona, una intervención de Xavier Veilhan (Paris, 1963), que parece haber conseguido despertar toda clase de fantasías en los visitantes, que interactúan y se fotografían con las protagonistas de la instalación sin ningún pudor, como si estuvieran solos en vez que rodeados de gente que espera su turno. La instalación de Veilhan consiste en cuatro réplicas de diferentes materiales y tamaños de la única obra que se exhibe de forma permanente en el Pabellón, la reproducción de un desnudo de mujer de Georg Kolbe, clásico a más no poder, aunque su ondulante silueta crea un interesante contraste con el geométrico entorno. Desde Amanecer, este es el título de la escultura, única presencia figurativa en una construcción exquisitamente abstracta, Veilhan ha imaginado una línea oblicua, que corta en diagonal el espacio rigurosamente ortogonal, hasta el centro del espejo de agua exterior. Luego a lo largo de esta imaginaria diagonal ha colocado cuatro reproducciones contemporáneas de Amanecer en orden decreciente. La más grande es en espuma de poliestireno prensada, sigue una más pequeña en madera y ya fuera hay una de 80 centímetros en aluminio. "La línea de esculturas aparece como una metáfora del viaje de la arquitectura en el tiempo", asegura Veilhan, que cierra el desfile inmóvil, en medio del agua de la piscina grande.

Ahí, al final de una puntiaguda plataforma de madera se encuentra un diminuto desnudo de bronce, perfecto contrapunto a la gigantesca mujer de Kolbe, situada a la otra punta del Pabellón, al borde del estanque pequeño. "La representación del desnudo humano está cambiando constantemente, a pesar de que debería ser permanente", reflexiona el artista, que ha permitido a los visitantes recorrer —eso sí, uno a uno— la pasarela para alcanzar la obra más pequeña y fotografiarse jugando con las perspectivas y los efectos ópticos. Aunque la más pequeña es la triunfadora, pese al cartel que pide amablemente no tocar las obras debido a su fragilidad, los vigilantes de sala tienen trabajo en mantenerlas todas a salvo de los selfies más invadientes.

Architectones pabellón barcelona se enmarca en un proyecto más amplio, en el que ha empeñado el artista dos años, desde 2012 hasta el 31 de agosto, cuando se clausurará esta séptima y última presentación barcelonesa. Tras realizar una muestra en Versalles, en la que homenajeaba a los arquitectos contemporáneos, Veilhan decidió crear una serie de exposiciones atípicas en algunos de los iconos arquitectónicos del siglo XX. Finalmente Architectones se estrenó con tres proyectos en Los Ángeles, en la VDL Casa de Richard Neutra, CSH # 21 de Pierre Koenig y el Sheats-Goldstein Residence de John Lautner; continuó con dos exposiciones en Francia, en la Unité d'Habitation—MAMO de Le Corbusier y la Iglesia Sainte Bernadette du Banlay de Claude Parent y Paul Virilio, y una performance en la Casa de Konstantin Melnikov, el mayor arquitecto del constructivismo ruso, en Moscú.